•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua tiene una posición clave en la conservación de la masa boscosa de Centroamérica, pues los bosques cubren el 41% del territorio nacional, sin embargo, el Instituto Nacional Forestal, Inafor, estima que en los últimos diez años el país ha perdido anualmente 70,000 hectáreas, las que se han destinado para fines agropecuarios y para la tala ilegal de madera.

En medio de esta situación, la Cooperación Alemana ejecutó desde 2005 el programa “Manejo sostenible de recursos naturales y fomento en competencias empresariales”, en algunas comunidades indígenas de Bosawás y en varios municipios del Pacífico del país, dijo Karin von Loebenstein, coordinadora del programa ambiental de la Cooperación Alemana, en el acto de clausura del proyecto.

“Fueron ocho años en tres fases en el área suroeste de Nicaragua. Estamos hablando de Rivas, Belén, Tola, Carazo. También se trabajó en Bosawás --en la zona norte del país--, el último de los grandes bosques de Nicaragua, donde habitan algunas de las comunidades más pobres del país”, expresó Loebenstein, destacando que trabajaron a todos los nivel, desde las comunidades indígenas y organizaciones de productores hasta las instituciones estatales, como Marena, Magfor, Inafor e Ineter, pero también con el gobierno regional de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, y con las alcaldías.

Destacó que entre los logros alcanzados está el trabajo realizado en la creación de las políticas para la Ley de Ordenamiento Territorial, y para la creación de una Política del Cacao; se capacitó a 367 técnicos nacionales y regionales; se incrementaron los ingresos netos en más del 100% en siete de los 11 grupos de las cadenas fomentadas, y en cuatro grupos sus beneficios oscilan entre un 25 y un 50%.

Añadió que también se implementaron 2,500 hectáreas bajo sistemas agroforestales y silvopastoriles.

Beate Weislopf, responsable para el fomento y la competitividad, dijo que se implementaron cadenas de valor para potenciar los bosques, trabajando con cacao, sistemas agroforestales, sistemas silvopastoriles, con el aprovechamiento de la madera y ganadería sostenible, principalmente en el Triángulo Minero y en los alrededores de Bosawás, donde se logró que 2,000 hectáreas quedaran bajo asesoría directa para el desarrollo sostenible del cacao.

Situación compleja

Hans Sörq-Kräuter, asesor del componente territorial, expresó que su labor fue la formulación de planes estratégicos para el desarrollo municipal.

“Trabajamos en Rivas y en los territorios mayangnas. La situación en Bosawás es compleja y complicada. Mientras los indígenas están presionados por el avance de la frontera agrícola, los invasores toman sus tierras y no respetan los títulos comunitarios”, alegó.

William Schwartz, Director Ejecutivo del Inafor, agradeció el apoyo técnico de la Cooperación Alemana, y destacó que por su parte impulsan una serie de políticas, no solo para la preservación de los bosques y para apoyar el desarrollo de las comunidades que habitan Bosawás, sino que también están pendientes del tráfico ilegal de madera, y, en promedio, hay cien casos anuales que son sancionados administrativamente.