•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hoy en la 38 sesión de la Federación Internacional de Derechos Humanos, FIDH, el doctor Mauro Ampié, representante del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, presentará el informe de derechos humanos en el país, el que incluye el caso de la expulsión de Nicaragua del fotorreportero de la AFP, Héctor Retamal, entre otros numerosos casos.

Esto lo informó a El Nuevo Diario la doctora Vilma Núñez, Presidenta del Cenidh, quien se encuentra en Estambul, capital de Turquía, como parte del evento el cual se dividió en dos partes: una primera sobre un foro de dos días, y la segunda para la presentación de informes y para la selección de la nueva Junta Directiva de la FIDH, lo cual se realizará este fin de semana.

Especificó que los informes de cada uno de los países serán presentados ante el plenario por continentes, y al finalizar el evento, el lunes, se tendrá una resolución sobre las violaciones a los derechos humanos en los diferentes países.

“Ya terminaron los foros en los cuales participaron 400 delegaciones de organizaciones de derechos humanos a nivel mundial. Aquí se abordaron diversos temas, entre estos los abusos sexuales en los conflictos armados, y por parte de las autoridades, donde señalé el caso de Nicaragua”, dijo la doctora Núñez, refiriéndose a las dos violaciones ocurridas el año pasado en las cárceles nicaragüenses.

También caso de venezolanos

Agregó que entre sus ponencias está el caso de la expulsión de Nicaragua del fotorreportero de la Agencia Francesa de Prensa, AFP, Héctor Retamal, así también la negación de la entrada de ciudadanos de la oposición venezolana.

Ahora el gobierno nicaragüense se ha vuelto intolerante, pero me he dado cuenta de que muchas organizaciones internacionales que aún miraban al presidente Daniel Ortega como el líder revolucionario, ya no lo miran igual”, aseguró la doctora Núñez.

La primera parte de la sesión fue clausurada por el presidente de Turquía, Abdullah Gül. El mandatario recibió fuertes críticas de la presidenta de la FIDH, Souhgayr Belhassen, quien demandó el cese de violaciones a los derechos humanos en aquel país, la liberación de los presos políticos, así como la integración de esta nación a la Corte Penal Internacional.

La respuesta presidencial fue que Turquía reconoció que existían problemas en su país, el cual está en un proceso de cambio, y que propondrá al Poder Judicial de esta nación que se revisen los casos de los detenidos políticos.