•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue emplazado por dos organismos humanitarios internacionales a cesar actos de violencia y hostigamientos contra defensores de derechos humanos en ese país, ante las amenazas que denunció una conocida dirigente, informó la prensa local.

El Observatorio para la Promoción de los Defensores de los Derechos Humanos y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) hizo el llamado a fin de "que se ponga fin a todo tipo de hostigamiento y violencia en contra de los defensores de derechos humanos en Nicaragua", indica la misiva dirigida a Ortega y otros altos funcionarios de su gobierno.

En la carta, los organismos enfatizaron los actos vandálicos que personas desconocidas realizaron el pasado 26 de septiembre contra la residencia de la presidenta del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, de 70 años, con la intención de intimidarla.

"(Instamos) a tomar de inmediato las medidas más apropiadas para garantizar la seguridad y la integridad física y psicológica de la doctora Vilma Núnez, de su familia y de todos los miembros del Cenidh", demandaron.

Al mismo tiempo, los organismos pidieron que se abriera una investigación "independiente, exhaustiva e imparcial en torno a estos actos de vandalismo con el fin de identificar a los responsables y llevarlos ante" la justicia.

El Cenidh ha encabezado la defensa de los derechos humanos de varios grupos, dirigentes y ciudadanos comunes con el actual y anteriores gobiernos.

Uno de los casos más polémicos fue el de la protección que el Cenidh ofreció en 1998 a la hijastra del presidente Ortega, Zoilamérica Narváez, cuando lo acuso de haber abusado supuestamente de ella desde la edad de 11 años.

El caso fue desestimado por la justicia nicaragüense por prescripción del delito.

También ha sido blanco del gobierno el presidente de la no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, quien fue llevado este año ante la justicia bajo cargos de agredir a un oficial de policía hace varios años, juicio del cual fue absuelto por falta de pruebas.