•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La hija de Karla Torres sufrió un accidente el 28 de octubre del año pasado, cuando se quemó el rostro y parte de sus brazos mientras quemaban basura en su casa.

“Estábamos quemando basura, estaban alejados, pero en una de las cajas que se estaban quemando había un espray de pintura y explotó, bañándole el rostro a mi hija”, comentó.

La pequeña fue una de los más de 20 niños que recibieron charlas sobre cómo prevenir el peligro en los momentos de incendios. Los niños atendidos por la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua, Aproquen, visitaron ayer las instalaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua.

Torres dijo que ha recibido tratamiento para curar las quemaduras de tercer grado, pero además agradeció esta iniciativa para que los padres de familia tomen conciencia de tener mayor cuidado con sus hijos.

“En nuestro caso no fue algo provocado ni buscado, pero hemos aprendido que hay que cuidar más a los niños”, insistió.

Fuego es un enemigo

La visita fue parte de las capacitaciones que realizan desde hace 20 años a través de los “bomberos infantiles y juveniles”, indicó el jefe de los Bomberos Voluntarios, Enrique Chavarría.

Asimismo, indicó que el propósito de esta visita es que “el niño sea traído para que conozca el peligro que representa el fuego”.

“El fuego es el peor enemigo, porque cuando hay un incendio hay muchas pérdidas materiales, y a veces humanas”, dijo.

Chavarría agregó que esperan que de esta forma los niños y la sociedad en general vayan “tomando cariño a una institución que sin fines de lucro atiende a la sociedad”.

 

Todos los meses

Enrique Chavarría, jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos, explicó que el primer domingo de cada mes, a partir de las 8:30 de la mañana, invitan a los padres de familia a llevar a los niños para aprender a combatir el fuego y las medidas cuando están sufriendo quemaduras.