•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) condenó la expulsión de Nicaragua del fotoperiodista chileno Héctor Retamal, de la Agencia France Press (AFP), informó hoy un organismo nicaragüense defensor de derechos humanos.

En la resolución, presentada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la FIDH condena "la detención ilegal" de Retamal, "la cual constituyó un atropello a la libertad de prensa en Nicaragua".

El documento fue presentado durante el 38 congreso de la FIDH, que concluyó el sábado pasado en Estambul, Turquía.

"Además, esta situación configura un acto de intimidación a periodistas, lo que violenta el derecho de las personas a estar informadas", señala el documento "sobre la deportación ilegal" de Retamal y acogido por la FIDH.

El fotógrafo de AFP fue retenido el 7 de mayo pasado cerca de la secretaría general del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que Ortega ocupa como Casa de Gobierno.

El fotoperiodista fue detenido al llegar al retén de seguridad de la Casa de Gobierno tras identificarse como corresponsal de AFP que iba a cubrir la reunión del mandatario con el ministro de Asuntos Exteriores de Palestina, quien estuvo de gira por Centroamérica.

Retamal, de 37 años y con 11 meses trabajando para la agencia francesa en Nicaragua y Costa Rica, permaneció detenido en las oficinas de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, que se encarga de casos de narcotráfico, terrorismo y crimen organizado.

El Ministerio nicaragüense de Gobernación explicó que Retamal fue deportado cuatro días después de su retención porque ejercía la labor de "reportero sin tener visa de trabajo, a como lo estipula la Ley de Migración y Extranjería".

También porque se movilizaba en un medio automotor sin documentación legal del mismo, (sin placa, sin tarjeta de circulación y sin licencia de conducir), violentando la Ley de Régimen Vehicular.

Esa cartera indicó que "con todos estos actos delictivos, se procedió a deportar al ciudadano Retamal" y que esa decisión se le comunicó al primer secretario de la Embajada de Chile en Nicaragua, Diego Rivera.

En tanto, la FIDH urgió en su resolución al Estado de Nicaragua investigar los hechos, se determinen las responsabilidades de las autoridades involucradas y, además, se les apliquen las sanciones correspondientes.

"Todo ello con la finalidad de que no se repitan violaciones al derecho de la libertad de prensa en Nicaragua, ya que la detención misma, el prolongado tiempo que permaneció detenido e incomunicado en la Dirección de Auxilio Judicial y la deportación, fueron arbitrarias y constituyen una grave violación a sus Derechos Humanos", advirtió.

Asimismo, exhortó a las autoridades nicaragüenses a cesar toda práctica restrictiva de la libertad de expresión, "derecho clave para la defensa de todos los derechos humanos".

La FIDH, fundada en 1922, es uno de los organismos de derechos humanos más veteranos del mundo, tiene estatus consultivo ante Naciones Unidas y cuenta con asociaciones miembros en 164 países.