•  |
  •  |
  • END

Por órdenes del director del Hospital Infantil “La Mascota”, doctor Gerardo Mejía, el vicealcalde de Managua, Neri Leiva Orochena, fue impedido ayer de ingresar a ese centro donde había sido invitado a formar parte del acto de entrega de una donación de medicamentos para los niños diabéticos.

Lo que para los periodistas pareció la "politización" de un acto público fue desmentido por el propio titular de la institución, quien confirmó que él dio la orden de no permitir el ingreso del vice edil porque éste no lo había llamado telefónicamente anunciándole que iba a llegar al centro hospitalario.

Leiva Orochena había sido invitado oficialmente por la Asociación de Padres de Niños y Jóvenes Diabéticos de Nicaragua para el acto de entrega de los medicamentos, pero al parece el titular del hospital se enojó porque al llegar al centro se encontró con una batería de periodistas que esperaba al vicealcalde, y al galeno nadie lo saludó.

El vicealcalde, al hablar con los periodistas en el portón de ingreso al hospital, dijo que desconocía quién fue la persona que ordenó que no lo dejaran entrar al centro, "pero me parece a mí que es una violación, ya que nosotros fuimos invitados por la asociación... para eso estábamos invitados".

A través de los periodistas, el vicealcalde le pidió disculpas a esta asociación por no haber estado en el acto donde se entregaron los medicamentos.

Cuando los periodistas le preguntaron si se estaban mezclando aquí intereses políticos, Leiva Orochena dijo: "Yo no pudiera expresar eso porque a lo mejor es la decisión personal de alguien, pero no es correcto que a miembros de la asociación tampoco los dejaron entrar al hospital".

Lo ilógico se impone
Estimó Leiva Orochena que "es ilógico decir que uno no puede ingresar a un hospital público, y no podemos estar orientando los derechos de nadie, pero no me preocupa que no me dejen entrar".

Los vigilantes dijeron que no podían ofrecer ninguna información ya que solamente se limitaron a cumplir órdenes superiores.

Miembros de la asociación también fueron impedidos de ingresar al centro hospitalario.

"Nos invitaron como miembros de la asociación y de la Cámara de Comercio, para ver cómo podemos apoyar a los niños con diabetes, y no tiene sentido que cierren los portones de un hospital público si no venimos a hacer ninguna actividad política", dijo Eduardo Fonseca.

“A mí no me saludaron”
El director del hospital, doctor Gerardo Mejía, al hablar con los periodistas dijo que a él le asustó el aparataje --en alusión a los medios de comunicación que estaban esperando al vicealcalde--, y al entrar ni siquiera lo saludaron.

Cuando los periodistas le preguntaron el porqué no podía entrar el vicealcalde, la reacción del galeno fue: "Puede entrar, pero que primero nos llame si viene a hacer una visita a cualquier lugar del hospital".

Dijo Mejía que a la gente de Dicegsa "le dijimos que no es correcto que las donaciones vayan acompañadas de gran publicidad", porque a juicio del director del hospital nadie del público tiene que conocer eso.

Aseguró que la asociación no le hizo saber que iba a llegar el vicealcalde de Managua, y confirmó que él fue quien ordenó que no podía entrar la gente que no estaba invitada, y descartó sesgo político.

Al galeno los periodistas lo pusieron en aprietos cuando le preguntaron, "¿si viniera el presidente de la Republica tendría que pedir cita?", y para salirse por la tangente, dijo que la viceministra de la Familia llegó con una niña para que la atendieran, pero primero lo llamó por teléfono.

En las afueras del hospital hay dos pabellones, en uno está la bandera de Nicaragua y en el otro la bandera del partido de gobierno.