•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El director del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtramma, Francisco Alvarado, anunció ayer que decidieron facilitar la entrega de las tarjetas electrónicas para el transporte urbano a los usuarios, eliminando el requerimiento de datos personales.

En una exposición que hizo ante el Concejo de Managua, Alvarado aseguró que ahora los usuarios del transporte urbano colectivo solo tendrán que presentar la cédula de identidad o el carné del Seguro Social para adquirir la tarjeta recargable, y ya no será necesario brindar una serie de datos personales.

Entre tanto, el Superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, negó ayer que la institución a su cargo haya autorizado a la empresa MPeso solicitar datos personales a quienes gestionen la tarjeta electrónica del transporte.

“Eso es discrecionalidad de ellos. Nosotros lo que tenemos es la norma de lavado de dinero, dependiendo de la cantidad de dinero que haya, del perfil del usuario, si es un perfil muy alto, el monitoreo tiene que ser mejor. Si son cantidades pequeñas tiene que haber racionalidad “, explicó Urcuyo durante una visita al Parlamento.

Según Alvarado, la tarjeta que se utilizará en el país es una de las mejores del mundo y es prácticamente “inhackeable”.

Con carné universitario

Alvarado manifestó que los universitarios también podrán comprar su tarjeta con el carné estudiantil o con la cédula de identidad.

En el caso de los menores de edad que aún no tienen identificación, el director del Irtramma señaló que estos deberán usar la cédula de un tutor, ya que la forma de recarga será pasando un láser sobre el código de barra de la cédula de identidad.

Centro de monitoreo

Alvarado también explicó que se creará un centro de monitoreo satelital, el cual se instalará en las oficinas centrales de Irtrama. Dicho proyecto se encuentra en su fase final, y por medio de él se podrá controlar todo el movimiento de los buses por medio de GPS.

Explicó que en el caso de pérdida o de robo de la tarjeta electrónica, existirá la opción de congelar el saldo llamando a los puntos autorizados, desde los cuales se podrá congelar el monto que se tenía, y pedir que se le transfiera a la nueva tarjeta que comprará. Pero aclaró que si la tarjeta no está vinculada a su cédula de identidad, el saldo se perderá.

Manifestó que la tarjeta tendrán un costo de US$2 o su equivalente en córdobas, con una duración de tres a cinco años, y se distribuirán en universidades, colegios y otros puntos, con unas 600 agencias de recarga.