•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un estricto control ejecuta el Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua, en el Triángulo Minero, como plan de protección a la Reserva de Biosfera Bosawás, en el cual mantienen retenido un total de 155,000 pies tablares de madera, valorados en C$2,500,000, los cuales son transportados en 14 rastras, cuya documentación presenta inconsistencias, según refiere el Batallón Ecológico.

El control que se ejecuta las 24 horas en un retén ubicado en la salida a Siuna-Río Blanco, soldados del Batallón Ecológico han detenido dos camiones que trasportaban familias y semovientes con destino a Bosawás, además de animales que salen de la zona para ser comercializados en el Pacífico.

Ayer fueron ocupadas nueve loras y seis chocoyos, los que fueron entregados a autoridades del Marena para posteriormente ser trasladados al zoológico nacional.

Familia intentaba llegar a Bosawás

En el control rutinario fue detenido un camioncito procedente de Santa Rita, Siuna, que trasladaba caballos, camas, bicicletas y enseres domésticos, y donde viajaban 11 personas que se dirigían hacia el sector de Riscos de Oro, que es parte de la zona de amortiguamiento de la Reserva Bosawás, pero no pasaron, y los regresaron a sus comunidades de origen.

Días antes también fue detenido el camión Ford sin placa conducido por Eddy Antonio Oporta, con nueve personas, que se trasladaban desde Wasayamba a Kukalaya, ubicada en la Reserva de Biosfera Bosawás.

La familia, además, transportaba semovientes y utensilios para establecerse en esta zona y posteriormente internarse en la Reserva.

Mientras, en Bonanza, el Batallón Ecológico ocupó un total de 3,500 pies de madera que era transportada de forma ilegal, y que había sido tumbada en la Reserva.

 

Madereros molestos

El despliegue en protección a la Reserva de Biosfera Bosawás ha causado reacciones adversas en el sector maderero, que ayer exigía el paso y la liberación de sus vehículos retenidos.

“Están satanizando todo por Bosawás, yo quiero que el Ejército me diga dónde está una industria maderera cortando la madera en la Reserva, o que me diga el Marena”, comenta Marlon Enrique Urbina, Gerente General de Aserradora Las Minas, Palmera, Prinzapolka.

Urbina añadió que tiene al menos siete caminadas de producto forestal que despachar, pero que no lo hace porque temen quedar varados en el retén del Batallón Ecológico, ya que no les explican por qué están retenidos.