•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

“Ahí está un Dios todopoderoso que mira lo que uno hace, apliqué lo que establece la ley para velar por la salud de los reos graves y que no mueran en la cárcel. Me basé en varios dictámenes médicos para otorgar ejecución diferida a Saturnino Urbina Arévalo, de 51 años, originario de Rivas”, expresó a EL NUEVO DIARIO Juan de Dios González Quintana, Juez de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Chinandega.

El rivense fue capturado por efectivos policiales en un retén en el municipio fronterizo de Somotillo, a la 1:15 minutos de la tarde del martes ocho de enero del corriente año, cuando trasladaba 37.296 kilogramos de cocaína hacia Honduras, donde presuntamente sería esperado por cuatro hombres procedentes de El Salvador, “enlaces” que trasladarían la droga hacia Guatemala.

Contradictoriamente, el rivense declaró que desconocía que en el automotor iba la droga, pero reveló a la Policía Nacional la identidad de dos personas que lo contrataron, según él, por 1,500 córdobas para trasladar la droga hacia la frontera con Honduras.

Aunque el juez está claro de que los delitos por estupefacientes son repudiables y deben ser castigados severamente, expresó que su misión es valorar y velar por la salud de los condenados.

El funcionario dijo que no es correcto comportarse como el hierro o las piedras, por lo que hay que tener visión cristiana. Insistió que el rivense es enfermo crónico y anunció que podría excarcelar a Oscar Enrique Maradiaga Martínez, otro reo que actualmente se encuentra hospitalizado por crisis de asma.

González Quintana, quien se declaró cristiano y conserva en su despacho varios pasajes bíblicos otorgados por reos del Sistema Penitenciario Regional de Occidente, está consciente de las críticas que puede generar su decisión, pero insistió en que actuó apegado a derecho para evitar que como en el pasado, otros reos fallezcan debido a enfermedades crónicas.


Inconformidad
El comisionado mayor en retiro Pedro Aguilar, ex jefe antidrogas de la Policía Nacional, expresó que con este tipo de decisiones se echa al cesto de la basura el esfuerzo de los efectivos policiales que se exponen al peligro y en muchas ocasiones ofrendan su vida, como el caso de un agente encubierto originario del puerto de Corinto, quien murió en un enfrentamiento contra el narcotráfico.

Aguilar añadió que ahora los narcotraficantes tendrán licencia para cometer sus ilícitos y utilizarán trucos con personas que padezcan enfermedades crónicas.

Mario Izaguirre dijo que “el que la hace una vez, la hace dos veces”, en clara alusión a que el rivense puede reincidir.

Mientras tanto, Camilo Pérez calificó como grave precedente la medida del juez González Quintana, porque los narcotraficantes se burlarán de la justicia al utilizar a personas con enfermedades crónicas como “muleros” para seguir contaminando a la sociedad con cocaína.

Por su parte, una fuente castrense expresó que esa determinación no les baja la moral, y por el contrario, continuarán firmes en la lucha contra el narcotráfico en los 177 kilómetros cuadrados de frontera con Honduras.

“Estamos vigilantes en los pasos ciegos de Vado Ancho, Valle Las Torres, Loma Rojito, Los Tablones, La Reforma, entre otros, para luchar contra el narcotráfico, tráfico de indocumentados, contrabando, tráfico de armas, de automóviles, entre otros manifestaciones del crimen organizado”, afirmó.