Vladimir López
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El político y productor nicaragüense Roberto Bendaña, admitió que existe una demanda en su contra ante un tribunal de San Francisco, California, Estados Unidos, pero aseguró que demostrará su inocencia, porque lo que realmente hay “es una diferencia comercial” entre dos empresas.

“La demanda existe, es una realidad, pero lo que me extraña es que una diferencia comercial que se ventila ante los tribunales pretenda ser politizada, como se está haciendo aquí en algunos medios de Nicaragua, con el claro propósito de desprestigiarme”, comentó a través del hilo telefónico.

Ciertamente, Roberto Bendaña McEvans y su cuñado Álvaro Montealegre Rivas enfrentan una disputa legal ante la Corte del Distrito Norte en San Francisco, California, por parte de JBR Inc., que es una corporación de California que hace negocios identificada como Rogers Family Company.

Bendaña explicó que la demanda interpuesta por Jon Rogers, presidente de JBR en contra de Álvaro Montealegre Rivas y su persona, va en su calidad de representantes o propietarios de Café Don Paco Inc., una empresa radicada en San Antonio, Texas.

Agregó que “jamás he sido accionista ni funcionario de esa empresa, ya que el presidente y dueño de Café Don Paco Inc., es Álvaro Montealegre Rivas, y se dedica a importar y distribuir café proveniente de otra empresa radicada aquí, en Nicaragua, que se llama Café Don Paco S.A.”

“Eso lo voy a demostrar ante los tribunales de Estados Unidos”, dijo, tras agregar que de la empresa nicaragüense Café Don Paco S.A., fue en el pasado “un socio minoritario”, pero que ahora le pertenece también al señor Álvaro Montealegre.

 

La deuda y los pagarés

Roberto Bendaña reconoce que los pagarés presentados por JBR como pruebas ante el tribunal en San Francisco --de los cuales uno se reprodujo en este medio el pasado miércoles-- son verdaderos y que es cierto que la empresa nicaragüense Café Don Paco S.A., recibió de JBR en calidad de préstamos 400 mil dólares, de los cuales se les pagó 150 mil dólares y el resto del dinero no se pudo cancelar porque iniciaron las diferencias
Añadió que en parte de la demanda que interpuso JBR se reclaman los 250 mil dólares restantes del préstamo, más 30 mil dólares de intereses más gastos legales y otras cosas. “Pero, es la empresa Don Paco S.A., la que debe ese dinero, no yo”, concluyó Roberto Bendaña.