•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes de la urbanización Valle Santa Rosa reclamaron indignados ayer por las afectaciones ocasionadas por las lluvias del pasado miércoles, y pidieron a la urbanizadora que pague todo lo perdido, o de lo contrario entablarán una demanda judicial por negligencia.

Un equipo de El Nuevo Diario, recorrió dicha urbanización, y muchas personas se encontraban en las afueras de sus viviendas secando los colchones, sillas, muebles, mesas, gabinetes y aparatos eléctricos que sobrevivieron a las fuertes corrientes.

Francis Maradiaga, dueña de la casa C-590, dijo que la tragedia fue de repente, ya que solo observó cuando el agua entraba como un invitado indeseado por debajo de su puerta.

Señaló que ese fatídico miércoles por la noche tuvo que comenzar a salvar los todos los electrodomésticos de su casa, lo cual no lo logró, las fuertes corrientes dañaron su cama, lavadora, cocina, muebles y estantes.

“Estamos peor”

“Esto que ocurrió fue horrible. Nosotros compramos la casa en este lugar para no tener los problemas que existen en los barrios, pero estamos peor. Yo tengo un negocio de alquiler de parlantes y estos se me dañaron, ¿Quién me pagará eso?, la urbanizadora debería hacerlo, tiene que responder por todo lo que perdimos”, dijo Maradiaga.

Explicó que cuando compraron la vivienda, los vendedores les dijeron que la parte de atrás de la urbanización era un camino que pronto sería pavimentado, pero con la caída del muro perimetral descubrieron que el lugar es un cauce natural, y, obviamente, en algún momento iba a rebalsar su capacidad.

“Engañados”

“Fuimos engañados por estas personas. Ese lugar que se rebalsó y botó el muro no es un camino, es un cauce natural por donde pasan fuertes corrientes, exigimos que la urbanizadora levante un muro fuerte y real, porque las losetas que tienen puestas no ayudarán en nada. Estas peticiones son justas, en mi caso perdí cerca de C$50,000”, aseveró Maradiaga.

Por su parte, Fausto Luna Trujillo, habitante, dijo que es una burla lo que hicieron los dirigentes de la urbanizadora, ya que luego del incidente enviaron a ejecutivos de ventas para dar “las condolencias y disculpas” por lo ocurrido, en vez de presentarse los dueños o representantes legales de la empresa a mediar en el caso.

“La urbanizadora no quiere hacerse cargo por lo bienes que perdimos, nos dijeron que como era un desastre natural no pueden indemnizarnos, porque es algo que ocurre de repente. Necesitamos que se nos solucione la situación, de lo contrario actuaremos legalmente”, dijo Luna.

En tanto, Ulises Cruz Morales, miembro de la Junta Vecinal, dijo una mujer llamada Charvin Dimas, encargada de la parte comercial del proyecto, los atendió y les indicó que la negligencia no fue de los encargados del proyecto, sino del MTI, ya que estuvieron construyendo un camino que pasa por San Andrés de la Palanca y parte de La Cuesta del Plomo, ahí sus trabajadores dejaron sedimentos que desviaron las aguas y botaron el muro perimetral”, manifestó Morales.

El Nuevo Diario trató de comunicarse con los representantes del proyecto, pero la persona que recibió la llamada y que no quiso brindar su nombre, dijo que no se podía atender a nadie en el momento, y que no podía decir más porque no estaba autorizada.

 

Municipalidad demanda responsabilidad

Por su parte, Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua, dijo que serán más enérgicos con la implementación de las medidas que la municipalidad exige a las urbanizadoras, para que asuman su responsabilidad y que sus edificaciones garanticen la seguridad de las familias que compran las viviendas.

El jueves, Moreno convocó a los desarrolladores de urbanizaciones de la zona para discutir a fondo la realidad en la comunidad y la problemática de las lluvias.