•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Arturo y Samuel Palacios Rivera, de uno y de cuatro años, respectivamente, no tendrán un feliz Día del Niño, pues con las lluvias caídas el pasado miércoles en Ciudad Sandino, su casa fue arrastrada por las fuertes corrientes, y con ella también perdieron sus ropas, juguetes, cama, televisores, y, lo más importante, su sonrisa infantil.

Muchos niños hoy recibirán regalos y se despertarán en sus calientes y cómodas camas, pero este no es el caso de los hermanitos Palacios, pues ellos tendrán que dormir a la intemperie, en el suelo, y sufrir de frío y hambre porque su familia perdió todo.

El único regalo que a estos menores les encantaría recibir este día, es ropa, comida, una cama, y que la Alcaldía los reubique junto con su madre en una zona más segura.

Tragedia fue a las 9:00 de la noche

Su madre, Ana Mercedes Palacios, comentó que el pasado miércoles a eso de las 9:00 p.m., cuando caía una incesante lluvia, escucharon un fuerte ruido y luego un estruendo, que hizo que los nueve integrantes de la familia salieran de la vivienda de manera acelerada, pues la casa estaba siendo arrastradas por las fuertes corrientes que el aguacero había desencadenado.

“Todo fue rápido, perdimos todo en un segundo, hasta la ropa de los niños se llevó la corriente, por eso andan desnuditos. Lo único que nos quedó fueron dos viejas láminas de zinc, estas las amarramos y las juntamos haciendo un triángulo, y en su interior nos protegemos de la lluvia. Desgraciadamente así es la vida de los pobres”, dijo con voz entrecortada la madre de los pequeños.

Alcalde no se inmutó

Mercedes dijo que luego del incidente, el alcalde de Ciudad Sandino llegó a ver los daños causados por las lluvias, pero solo se fijó en las calles de la zona y no en la destrucción de su vivienda.

“Es triste que las autoridades no se preocupen por las personas que necesitan. Pedimos plástico y se nos negó; hasta el momento no hemos recibido nada, estamos abandonados por el gobierno”, dijo Palacios.

“Pedimos a todas las personas de buen corazón que nos brinden comida, porque hasta el momento son los vecinos los que nos han dado la caridad, también colchones viejos, catres, y algo de ropita para los niños que están sufriendo por la lluvia y el frío, todo lo pueden hacer llegar a el barrio Nueva Vida en Ciudad Sandino”, finalizó.

Prometen ayuda

Por su parte, José Brenes Martínez, secretario político de Nueva Vida, Etapa I, dijo que enviarán víveres y colchonetas a los afectados, posteriormente se estudiará su reubicación en los próximos días.

“A esta familia ya se le había advertido que no podía vivir en ese punto, por las fuertes corrientes de agua. Por el momento el gobierno le ayudará con lo posible, y más adelante se estudiará reubicarlos y construirles una casa para el pueblo, esto porque los procedimientos son largos”, aseveró Martínez.

Un estruendo y todo acabó

La familia Palacios cuenta que escucharon un fuerte ruido y luego un estruendo que hizo que sus nueve miembros salieran de la vivienda de manera acelerada, pues la casa estaba siendo arrastrada por las fuertes corrientes.