•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes del residencial Valle Santa Rosa, en Ciudad Sandino, cuyas viviendas se inundaron con las lluvias del pasado miércoles, recurrirán ante la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, para que investigue el caso.

Los afectados demandan que la firma constructora, Desarrollos Urbanos de Centroamérica Sociedad Anónima, se responsabilice por las pérdidas sufridas, ya que hasta ahora ningún funcionario de ese proyecto les ha hablado con claridad sobre el tema.

Ayer, el diputado Agustín Jarquín Anaya, tras recorrer el lugar afectado, aseguró que la Comisión de Infraestructura llamará a rendir cuentas, tanto a los inversionistas privados como a los funcionarios de las entidades públicas encargados de aprobar y de supervisar el proyecto.

Según dijo, tienen que responder “por los daños, por las obras de emergencia que se necesitan, y por las obras de remediación que se debieron hacer desde el inicio”, señaló, sustentándose en su formación como ingeniero civil.

“Aquí ha habido negligencia, tanto de los urbanizadores como de las entidades del Estado que aprobaron el proyecto”, sostuvo el diputado, tras señalar que la situación vivida por los moradores del residencial “era previsible”, porque en las calles de la zona afectada no existe alcantarillado pluvial.

“Un análisis técnico va a encontrar una serie de deficiencias severas”, afirmó el diputado, tras advertir que si bien solo se reportan daños materiales en ese lugar, pudo suceder una tragedia.

“Los habitantes estuvieron en riesgo de muerte, porque el agua por poco hace contacto con las fuentes de energía… esto va a volver a ocurrir”, advirtió Jarquín, quien se comprometió a dar seguimiento al caso, pues lo considera clave para “reivindicar el derecho de la gente y que sea un precedente”, tomando en cuenta que no es el primer residencial en el que se evidencian fallas, según comentó.

Urbanizadora no cumplió

Un año atrás, los habitantes del residencial Valle Santa Rosa se organizaron para demandar el cumplimiento de una serie de condiciones que les fueron prometidas al momento de ofrecerles las viviendas, entre ellas incluyeron la falta de alcantarillas en las calles y de un muro de contención; sin embargo, a la fecha su reclamo no fue atendido, dijo Gema Vargas, miembro de la dirigencia de pobladores.

Tras las inundaciones del miércoles, los habitantes del residencial identificaron daños en 30 casas del sector Sur y 5 del área Norte; donde --de acuerdo con Vargas-- perdieron total o parcialmente gran cantidad de bienes.

Añadió que el viernes “Iniser (Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros) inspeccionó (las casas), y dijeron que no (asumirían las pérdidas) porque no hubo daño a la infraestructura, sino sólo en los enseres”, y por eso están buscando apoyo.

Pobladores aún limpian

El Nuevo Diario recorrió la zona afectada en este residencial donde los habitantes aún tienen parte de sus pertenencias dañadas en las calles, y han contratado camiones y carretones para que retiren la gran cantidad de lodo que está acumulado en sus patios, casas y aceras.

Cinthya Reyes fue una de las que hasta ayer llegó a la vivienda que adquirió, y con la ayuda de familiares sacaba el lodo de la sala del inmueble que antes del suceso lo ofrecía en alquiler. “Después de esto, quién sabe”, dijo con tono de decepción, porque aún no logran hablar con los representantes del proyecto, y lo que escuchan de sus vecinos es que no se quieren responsabilizar.