•  |
  •  |
  • EFE

Los obispos de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Venezuela rechazaron la legalización del aborto terapéutico y expresaron su tristeza por el aumento de casos con VIH y Sida en la región.

En una carta pastoral suscrita en Managua y leída por el obispo Álvaro Ramacini, de Guatemala, los jerarcas católicos rechazaron los intentos, desde el legislativo o ejecutivo, por legalizar el aborto terapéutico en los países centroamericanos.

"Queremos denunciar con mucha fuerza esos intentos a niveles legislativos y gubernamentales de esta sutil campaña contra la vida, queriendo favorecer leyes abortistas disfrazadas con el ropaje de la defensa de los derechos de la mujer", señalan en la carta.

Los obispos también expresaron su "tristeza" tras verificar que ha crecido el número de personas infectadas con el VIH y el Sida en esta región centroamericana, a propósito de que el sábado se celebra el Día Internacional de Lucha Contra el Sida.

Criticaron a los gobiernos

En otro punto, los religiosos criticaron a los gobiernos de la región, en general, porque no siempre cumplen las promesas que hacen y por estar "empujando procesos de ideologización ya superados", que no precisaron. También cuestionaron a los gobiernos por no enfrentar con firmeza los problemas cotidianos de los centroamericanos.

Expresaron preocupación por la pobreza reinante y los niveles de desigualdad "muy grande que están produciendo mucha exclusión para las grandes mayorías, especialmente indígenas y campesinas en América Central".

Drama de la migración

Además, mostraron su inquietud por "el drama de la migración" y por el creciente "número de deportaciones que se están dando desde México y Estados Unidos" hacia Centroamérica, aunque no ofrecieron cifras.

Los obispos también se pronunciaron en contra de los programas de desarrollos integrales que privilegien el lucro y no el bienestar de la persona.

Mencionaron el caso de la industria minera en Centroamérica, que, aseguran, dañan el medio ambiente y ponen en riesgo la salud de los centroamericanos, mientras que los beneficios son para accionistas de "grandes compañías en Canadá y Estados Unidos".

Los religiosos también expresaron su preocupación por el aumento del narcotráfico, crimen organizado y distintos tipos de violencia en la región.

También por el hacinamiento en cárceles, las crisis energéticas que se está agudizando con el alza de los precios del combustible, la alta tasa de desempleo, entre otros.

Por otro lado, los obispos destacaron la solidaridad, el cuidado de los recursos naturales, la disminución del trabajo infantil, y la cobertura en la educación en Centroamérica.

La carta pastoral fue emitida en el marco de la Asamblea Plenaria del Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), que aglutina a obispos de Centroamérica, Belice y Panamá y se celebra anualmente, con Venezuela como invitado. Los jerarcas católicos se reunieron en Managua desde el pasado día 26 en un foro, que concluyó hoy.