•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua sigue siendo el país con mayor proporción de embarazos en adolescentes: 110 de cada 1,000 mujeres de entre los 15 y los 19 años son madres, es decir, el 26.3%, revela un informe de la Federación Coordinadora de ONG que trabajan con la niñez, Codeni.

El informe señala que en la última década, los alumbramientos por niñas de entre 10 y 14 años pasaron de 1,066 a 1,567, lo que representa el 47% de incremento. Esto se suma a que los delitos sexuales en niñas y adolescentes en el 61% de los casos se cometen en los hogares.

El organismo manifiesta que a pesar de los avances en derechos de la niñez propiciados por el gobierno de Nicaragua en los últimos años, el trabajo infantil, el embarazo adolescente y el abuso sexual son dos materias pendientes en las cuales se debe poner atención.

De cara a la semana de la niñez, Codeni presentó su informe “Las niñas, niños y adolescentes cuentan”, del Observatorio sobre derechos humanos de la niñez y la adolescencia nicaragüense, especificando que a nivel latinoamericano el país sigue a la cabeza de los embarazos de adolescentes.

Según Mario Chamorro, de la directiva de Codeni, el embarazo adolescente representa una amenaza al desarrollo, pero más grave aún es que está incrementando el número de nacimientos entre los 10 y los 15 años.

Chamorro indicó que a pesar de que desde hace años vienen denunciando el problema, las autoridades siguen sin ver esto como un delito, reduciéndolo a un tema de salud pública, aunque el acceso carnal con una menor de edad está tipificado como violación y es sancionado por el Código Penal.

Niñas y adolescentes violadas

“Demandamos que la entidad garante de las políticas de protección especial, el Ministerio de Salud y los administradores de justicia, deben unir esfuerzos que garanticen la atención integral de niñas y adolescentes embarazadas, así también garantizar el acceso a la justicia por los delitos cometidos en su contra”, dijo Chamorro, recordando que el 75% de las violaciones ocurren en niñas y adolescentes.

Por su parte, Adilia Amaya, también parte de la directiva de Codeni, comentó que aún sigue sin detenerse el trabajo infantil, a pesar de los programas sociales implementados por el Gobierno y de los acuerdos con empresarios y agricultores, además de la Ruta contra el trabajo infantil, esta última liderada por el Ministerio del Trabajo.

Agregó que una de las razones de prevalencia del trabajo infantil es la pobreza y la falta de empleo.

Avances en otras áreas

Amaya señaló, sin embargo, que en otras áreas hay avances significativos, tales como el gasto social, que ha mejorado en los últimos tres años, con una dinámica creciente superior al 20%, priorizando la educación y la salud.

En educación, el presupuesto se ha incrementado en 24.3%, de 2011 a 2013. Así, por cada 100 niños, asisten al colegio el 93.3%. Mientras tanto, la tasa de escolaridad en secundaria es del 72.8%.

En salud, el presupuesto se incrementó en 33% en los últimos tres años. 67.2 mujeres fallecen por cada 100,000 nacidos vivos registrados, siendo Nicaragua el segundo país centroamericano que menos muertes maternas registra. En primer lugar está Costa Rica.

Otro avance es el tratamiento de los medios de comunicación en temas de niñez, sin embargo, se encontraron excepciones, y denunciaron el caso del productor holandés de apellido Biemans, que ha filmado imágenes denigrantes de niños nicaragüenses, sin respetar la legislación nacional, para venderlas a un programa europeo.

 

Protección especial

Representantes de Codeni afirmaron que las instituciones de gobierno deben garantizar políticas de salud a las adolescentes embarazadas y justicia por los casos de violación.

 

No ven delito

A pesar de que desde hace años se viene denunciando el problema de los embarazos de niñas y adolescentes, las autoridades siguen sin ver esto como un delito, reduciéndolo a un tema de salud pública, aunque el acceso carnal con una menor de edad está tipificado como violación, afirma Mario Chamorro, de la Junta Directiva de Codeni.