•  |
  •  |
  • AFP

La controvertida primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, asume este viernes la dirección de los principales órganos de consulta del gobierno sandinista, fortaleciendo su poder al lado del presidente Daniel Ortega.

"Sus tareas son de poder, no son decorativos", advirtió Ortega al anunciar la designación de Murillo al frente del Consejo Nacional de Planificación Económica y Social (Conpes), la instancia de consulta más importante que tiene el Ejecutivo con la sociedad civil desde hace ocho años, con rango constitucional.

Murillo, de 56 años, también dirigirá el gabinete nacional de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), que el presidente instalará hoy durante un acto público en Managua, en medio del rechazo de la oposición, que los considera una copia de los Comités de Defensa de la Revolución de Cuba y de los Consejos Comunales de Venezuela.

Los CPC son organismos de consulta popular que el gobierno organizó con miembros del partido oficial, el Frente Sandinista (FSLN, izquierda), para canalizar ayuda a los pobres, dirigir y supervisar las actividades de su comunidad.

Ortega rubricó su decisión el jueves con dos decretos presidenciales con los que Murillo pasa a controlar el Conpes, "sin goce de salario".

Las nuevas funciones aumentarán el poder de Murillo quien, desde el inicio del gobierno de Ortega, ha ejercido la dirección de la información, publicidad y agenda oficial de todas las dependencias del gobierno y sus funcionarios.

El rey y la reyna

La decisión de Ortega de compartir y concentrar el poder con su cada vez más influyente esposa, relegando del mismo a importantes dirigentes del FSLN, ha provocado críticas de la prensa que vaticina la consolidación de un "poder familiar", así como de sectores de oposición que no logran cohesionarse para articular su inconformidad.

"Todo indica que hay voluntad del presidente de erigirse como soberano, como rey, como un autócrata concentrando todos los poderes", repudió la diputada de la disidencia sandinista Mónica Baltodano.

El mandatario también restableció los CPC como estructura de gobierno, mediante un decreto que deslegitima la validez de una ley aprobada la semana pasada por sus opositores en el Congreso, la cual proscribía los comités. Sin embargo, un cuestionado fallo judicial suspendió la publicación de la norma aprobada por el Congreso.

Ortega dispuso además que los CPC serán parte del CONPES, que tiene "rango constitucional", para neutralizar cualquier intento de la oposición parlamentaria de cuestionar "bajo ningún punto de vista" su existencia.

Ortega gobierna por decreto


Con esta disposición, Ortega hizo efectiva su amenaza de gobernar por decreto cuando el parlamento legisle en su contra, alegando que el que no esté de acuerdo puede impugnar ante la justicia, que sus opositores afirman está dominada por jueces oficialistas.

Los CPC estarán estructurados por dependencias regionales departamentales, municipales, comunitarias, comarcales y de barrio" para tener presencia en los 153 municipios del país.

A diferencia de Ortega -que despacha asuntos de gobierno en la sede del FSLN-, Murillo asentará su poder en la recién inaugurada "Casa de los Pueblos", un edificio moderno que fue construido hace seis años con fondos de Taiwán, donde funcionó hasta el 2006 la Casa Presidencial.