Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La procuradora especial para la niñez y la adolescencia, Martha Toruño, lamentó el alto índice de embarazos en niñas de 10 a 14 años, y, además, que esto sea un fenómeno producto del delito de violación, pero lo peor es que no se denuncia.

“(El problema) es un gigante sin cabeza. Se necesita una investigación muy profunda. Ocurre muchas veces en el hogar, y la familia o no denuncia o no responsabiliza a nadie en particular”, expresó la procuradora especial.

Toruño dijo que es una situación oculta que hasta hace poco se ha visibilizado y denunciado a través de los medios de comunicación, pero es algo que por mucho tiempo ha ocurrido y de lo que nadie quiere hablar.

Destacó que si una niña resulta embarazada siempre tiene que haber un responsable. El problema pudo ser producto de violación o por consentimiento de la menor con el novio.

Expresó que si bien no tiene denuncias al respecto, llevará el tema a las instituciones pertinentes para indagar sobre la problemática, buscar acciones conjuntas, en especial con la Comisaría de la Mujer y Niñez, y con los ministerios de la Familia, de Salud, y de Educación.

“En esto se involucra el inicio de una sexualidad temprana sin los conocimientos adecuados o de educación sexual, que hasta el momento, aparentemente, no ha tenido las repercusiones que nosotros quisiéramos”, alegó la especialista, durante una conferencia en saludo al Día Internacional del Niño.

Sobre esto informó que la Procuraduría Especial para la Niñez y la Adolescencia, en estos primeros meses del año, registró 176 denuncias, la mayoría por casos de pensión alimenticia, y en menor medida las referentes a la vulneración al derecho a la salud y a la educación, entre otros.

 

Gran tolerancia

Los embarazos en adolescentes y los abusos sexuales son un fenómeno complejo con gran tolerancia en la sociedad, afirma la procuradora especial para la niñez y la adolescencia, Martha Toruño.