•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bajo un fuerte resguardo militar a cargo del coronel Medardo Pulido, de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, comenzó la madrugada de ayer el traslado de las rastras cargadas de madera que se encontraban retenidas en Siuna, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, por parte del Batallón Ecológico.

Varios transportistas refirieron a El Nuevo Diario que pese a que muchos de ellos tenían como destino algunos departamentos como Matagalpa, Estelí y Masaya, la orden militar fue que todos tenían como ruta la capital, donde extraoficialmente se conoció que se continuarían las investigaciones del cargamento.

“Nos sentimos secuestrados todo el tiempo. Hemos andado solos, ¿y ahora por qué tanta amabilidad?”, comentó uno de los transportistas.

La caravana era encabezada por una patrulla policial que abarcaba alrededor de un kilómetro, avanzando lentamente, mientras el temor de los transportistas y de los madereros de perder el cargamento y los vehículos era generalizado.

Carlos Roberto Blandón Chavarría, uno de los transportistas con producto forestal, dijo que esta medida les ha ocasionado pérdidas, porque tenían más de 18 días de estar retenidos.

El Nuevo Diario constató que la caravana sumaba un total de 27 rastras y cuatro camiones, las cuales fueron chequeadas en el puesto de control del Instituto Nacional Forestal, Inafor, para luego seguir su tránsito hacia Managua.

 

Retén en Siuna

En tanto, ayer en el retén ubicado en la salida Siuna–Río Blanco, que el Batallón Ecológico instaló como medida de control y de seguridad para evitar que se continúe el corte y trasiego ilegal de madera, y el ingreso de más familias en la Reserva de Biosfera Bosawás, tenía detenidas unas 40 rastras que estaban de tránsito de los municipios de Rosita y Prinzapolka.