•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como era de esperarse, la visita de Ismael Cala a Nicaragua marcó un momento especial que no solo se manifestó en la aglomeración de personas a su alrededor cuando llegó al Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”, sino que también fue tangible en la nutrida concurrencia de medios que se hizo presente en la conferencia de prensa que brindó.

Con la amabilidad a flor de piel, siempre tuvo un apretón de manos para quienes se le acercaron, un abrazo para los más expresivos y una sonrisa para cada toma fotográfica que le solicitaron.

Durante su encuentro con los medios dijo que “quería conocer Nicaragua, y me encanta que se haya podido hacer realidad, porque hoy me siento como un adolescente mochilero al que le faltó mucho por conocer en su juventud temprana”.

Si se busca su historia, él la resume como un cubano que a los 28 años salió de la isla hacia Canadá, donde vivió seis años antes de llegar a Estados Unidos.

Afirmó que siente una cercanía muy fuerte con Nicaragua, porque desde su infancia tuvo noticias de esta nación gracias a la cooperación estrecha con Cuba.

Cala lamentó que en esta ocasión no pudo ni hacer turismo ni conocer los lagos y volcanes que hacen famosa a Nicaragua, pero valora que lo más importante es tener la oportunidad de conocer la energía de un país a través de su gente.

Con mucha determinación sostuvo que es Cala antes y después de CNN, porque es una persona con expectativas, que agradece mucho a esta cadena en la que se ha esforzado mucho para sobresalir, pues recuerda que fue el sustituto de todos los presentadores estelares, al punto que bromea al decir que temía padecer el mal de las múltiples personalidades, sin olvidar que hacía los turnos que nadie quería: los boletines de la madrugada de sábado y domingo.

Cala en todo momento resaltó que el agradecimiento debe ser una de las principales cualidades del ser humano, así que agradeció no solo a la Universidad Americana, UAM, por haberlo invitado, sino también al Banco de la Producción, Banpro, a El Nuevo Diario y a Claro, por patrocinar su visita.

Asimismo, el carismático presentador dijo que es amigo de Luis Enrique, el Príncipe de la Salsa, y que estaba contento por poder estar en su tierra.

El periodismo al servicio social

A los jóvenes interesados en estudiar periodismo les dice que aparecer en las cámaras no debe ser la única razón por la que deben estudiar esta carrera, sino que se debe asumir un compromiso social con la gente, porque no se deben hacer las cosas por el ego, sino por el bien de los demás.

En cuanto a la libertad de expresión, dijo que “es una señora a la que tratan de asfixiar todos los días, pero que gracias a las redes hay un despertar social”.

“No necesitas una gran cadena para ser influyente, sino un mensaje influyente que impacte socialmente. Ahora las redes han pluralizado y democratizado las comunicaciones y eso es un gran paso”, argumentó.

A pesar de las críticas que muchos le hacen por estar en CNN, afirma que siempre se enfoca en lo productivo y responde a lo que vale la pena, y entre risas respondió que a él no le paga la CIA, como algunos afirman.

El valor de lo intangible

Acerca de la charla que Ismael Cala brindó anoche en Nicaragua, llamada El valor de lo intangible, dijo que su misión era incentivar el empoderamiento personal, pues considera que un país empobrecido tiene capital humano generalmente, pero lo que pasa es que la gente no se siente valorada para ser agente de cambio, y ahí está el secreto.

Añadió que se debe tomar conciencia de que la responsabilidad del progreso no solo está en el gobierno, sino en cada uno de los ciudadanos.

“Hay un valor intangible en cosas que no se pueden comprar ni con pesos ni con dólares, no podemos ser víctimas de las circunstancias, porque todo empieza desde dentro. Cuando más hambre he pasado, más alta ha sido mi fuerza de voluntad para el éxito, así que no hay que acomodarnos”, exaltó.

Finalmente, dijo que para alcanzar el éxito se necesita ser un buen hijo de P... “Y esa P… no es la que a muchos se le viene a la cabeza, sino es la P de pasión, paciencia y perseverancia”.