•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El secretario de políticas públicas del Gobierno de Nicaragua, Paul Oquist, dijo a medios oficiales, que con el inicio de la construcción del Gran Canal Interoceánico --de aprobarse--, elevaría el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua de entre un 4 a 5%, a un 10.8% en 2014; y hasta un 15% en 2015.

Nicaragua pretende, incluso, “doblar” su economía y convertirse en uno de los países con mayor crecimiento entre 2014 y 2018, debido a una inversión de US$40,000 millones para la construcción del canal, señaló.

Según las proyecciones del Gobierno, el empleo formal pasaría de 623,458 personas, que existen en la actualidad, a 1.9 millones con la construcción de la obra.

Impacto ambiental no será problema

Oquist afirmó, además, que el impacto ambiental no será un problema, porque se dispondrán recursos económicos para reforestar y cuidar el entorno.

El funcionario explicó que Nicaragua cederá la concesión hasta por 100 años a la compañía china, a un precio de US$100 millones, que serán pagados en 10 años.

El Gran Canal Interoceánico de Nicaragua incluiría un canal para naves y uno seco ferroviario, oleoductos, puertos y pistas aéreas tanto en el litoral Caribe como en el Pacífico.

La concesión comenzaría a partir del inicio de operaciones comerciales de la obra, y los 50 años prorrogables quedarían a elección del inversionista, según el proyecto Ley Especial para el Desarrollo de Infraestructura y Transporte Nicaragüense atingente al Canal, Zonas de Libre Comercio e Infraestructura Asociados.

También se discutirá la Ley de Concesión a los Servicios de Inspección No Inclusiva a los Puestos de Controles y Fronteras para la Seguridad Nacional.

Respaldo de empresarios

La propuesta del Ejecutivo cuenta con el respaldo de las principales cúpulas empresariales nicaragüenses, las que, sin embargo, exigen que se preserve el medio ambiente, que se dé prioridad a la mano de obra local y a sus empresas en la construcción de la obra.

Además, demandan que se incorporen a representantes del sector privado en la comisión del canal.

Oposición no apoya

Por su lado, la oposición nicaragüense confirmó que no apoyará la aprobación de esas leyes, porque considera que es una “estafa a la voluntad y el sueño del pueblo de Nicaragua”, según dijo a periodistas el diputado Eliseo Núñez, de la Bancada Democrática Nicaragüense.

Núñez sostuvo que la compañía china, a la que se le cedería la concesión del canal, “es una empresa de papel” y sin dinero para la inversión, y cuyo representante, Wang Jing, “no es un inversionista, sino un abogado chino”.

Nicaragua estudia cuatro posibles rutas para construir la infraestructura, y todas pasan por una parte del lago Cocibolca, tras descartar dos que pasarían por el río San Juan, del cual Nicaragua tiene la soberanía y el sumo imperio sobre sus aguas.