•   Corinto, Chinandega  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las lluvias y las altas mareas que las últimas 48 horas alcanzaron alturas de 7.8 a 8.2 pies, han socavado el dique de contención de arena de Corinto, lo que mantiene alertas a las autoridades de este municipio.

El Nuevo Diario constató ayer en un recorrido el socavamiento a lo largo de los 800 metros de largo del dique de 1.5 metros de ancho, lo que ha puesto en peligro a 45 familias asentadas en precarias viviendas.

“Es un desastre, el dueño de un bar colocó 70 sacos para proteger su negocio, y se los llevó el mar. Debemos estar alerta porque el invierno apenas comienza”, indicó Socorro Sánchez, quien vive a media cuadra del dique en el barrio San Martín.

Por su parte, Luis Palma dijo que el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, colocó cinco pequeños espigones de piedra para proteger el dique, pero consideró que hace falta que se amplíen esos trabajos para evitar tragedias.

“Es necesario que las autoridades actúen pronto, ofreciendo a las familias que viven cerca del dique alternativas de viviendas en lugares seguros”, dijo.

En similares términos se pronunció Jenny Suazo, quien recomendó a las personas que visitan el mar cerca del dique, adoptar medidas de seguridad principalmente si llevan niños, por eventuales derrumbes.

“Son las marejadas profundas y los aguaceros, los que nos tienen en peligro, la Defensa Civil debe decretar emergencia en este sector, para que nadie pase, mientras realizan trabajos de contención”, manifestó Daniel Mendoza.

El alcalde Absalón Martínez, el capitán de fragata Benjamín Juárez, jefe del Estado Mayor del Distrito Naval del Pacífico y el subcomisionado Benito Romero, segundo jefe de la Policía de Corinto, recorrieron el lugar y pidieron a las 45 familias salir de las viviendas.

“Hay un puesto de mando en la Alcaldía que monitorea la situación y estamos listos para evacuar, cuando lo ordene la Defensa Civil, y evitar víctimas”, afirmó el subcomisionado Romero.

Manifestó que el peligro es inminente porque entre el 21 y el 25 de junio se esperan olas de 8.8 a 9.2 pies de altura, lo que aumentaría el socavamiento.

La situación fue comunicada ayer por el alcalde Martínez a Guillermo González, director del Sistema Nacional de Atención, Prevención y Atención de Desastres, Sinapred.