•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Empresarios y funcionarios de gobierno de los países centroamericanos ven más ventajas que desventajas en la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua. Algunos consideran que traerá beneficios a los nicaragüenses, y señalan que brindará una nueva alternativa al comercio regional, aunque no faltan los que tienen sus reservas sobre la ejecución de la obra.

El Gobierno de Costa Rica anunció que ve positivo que se construya un canal interoceánico, y está a la espera de conocer la ruta que utilizará, para evaluar si implica algún riesgo para su territorio, informó ayer el canciller Enrique Castillo.

“No tenemos objeción, sino que vemos con agrado y entusiasmo que Nicaragua pueda construir una obra que contribuya a su desarrollo y que le ayude al pueblo nicaragüense a ser un pueblo próspero en el futuro”, declaró a los periodistas el funcionario costarricense.

El funcionario aclaró que su país no tendrá objeción al proyecto si este no afecta derechos de Costa Rica o su territorio, especialmente el caudal del río Colorado, cercano a la frontera con Nicaragua.

 160613 compañiaCastillo aclaró que el Gobierno de China les dio “garantía de que ninguna empresa china va a participar en la construcción de un canal en el río San Juan”, y el mismo Gobierno de Nicaragua también informó oficialmente que no serán afectados.

La empresa HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Limited, HKN, que obtuvo la concesión, ya anunció que la ruta por el río San Juan ha sido descartada.

Para los exportadores costarricenses, tener un canal al norte con Nicaragua y otro al sur con Panamá, supone ventajas y desventajas para Costa Rica.

En declaraciones a la costarricense Radio Monumental, Mónica Segnini, Presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica, cree que su país podría ser un centro logístico a la hora de hacer conexiones.

Como desventaja, Segnini dijo que Costa Rica quedaría rezagada en inversiones de infraestructura.

La Cámara de Exportadores también sostiene que no se puede prever cómo funcionará el canal en Nicaragua, los costos o sus condiciones de uso.

José Santiago Molina, Presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras, Cacif, de Guatemala, expresó que no han valorado a nivel regional el proyecto nicaragüense.

“Nosotros somos respetuosos de los procesos y leyes nicaragüenses, lo que hemos hablado a nivel del tiempo es que cuando se hagan proyectos deben buscar beneficios a nivel centroamericano”, indicó el empresario guatemalteco vía telefónica a El Nuevo Diario.

Agregó que cuando se planea una obra tan grande se debe “tener cuidado del análisis de la inversión y del retorno de esa inversión, porque tiene que ser un proyecto competitivo”.

Molina mencionó un proyecto de canal seco que tiene Guatemala, y que incluso se expuso recientemente en una feria de inversionistas en ese país, pero no se ha conseguido el dinero para empezar.

En febrero de este año, el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina anunció durante una visita oficial a España, que estaba buscando inversiones para la construcción del canal seco por su país.

A inicios de esta semana, Pérez Molina afirmó que era más factible llevar a cabo la construcción del canal seco en su país que el proyecto planteado por Nicaragua, porque el de ellos está valorado en US$10,000 millones, apenas una cuarta parte del nicaragüense. La obra nicaragüense se estima que costará US$40,000 millones.

Panamá atento

Mientras tanto, Panamá se mantiene atento a lo que suceda en Nicaragua. Funcionarios del canal panameño aseguraron que se necesitan 13 años para realizar el proyecto nicaragüense, y que sería tres veces más largo que el suyo.

Jorge Quijano, administrador del Canal de Panamá, expresó a la Revista Semana que al ser la vía nicaragüense tres veces más larga que la de su país, que tiene unos 80 kilómetros, les “da una ventaja competitiva”.

“No es fácil”, dijo Quijano, porque según él, el terreno (nicaragüense) “es realmente complejo, mucho más que el nuestro”.

En tanto, Roberto Troncoso, Presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, dijo que el gobierno chino puede tratar de impulsar el nuevo canal como una forma de establecer una ruta independiente al Canal de Panamá, que se percibe todavía bajo la fuerte influencia de Estados Unidos.

“El dinero es totalmente irrelevante”, expresó, porque según él, se trata de “hegemonía nacional”.

“China trata de convertirse en la potencia económica predominante. El que domine el comercio domina el mundo”, indicó Troncoso.

Mientras en El Salvador, César García, congresista del partido Gran Alianza Nacional, aseguró que el proyecto es una apuesta difícil, ya que tendrá que competir con el Canal de Panamá, pero que traería beneficios para Nicaragua.

Firman acuerdo

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, y el Director Ejecutivo de la empresa china HK Nicaragua Canal Development, Wang Jing, firmaron el viernes el Acuerdo Marco para la construcción del Gran Canal Interoceánico por Nicaragua, un día después de la aprobación de la ley que otorga la concesión de este proyecto, que implica también la construcción de un ferrocarril, dos puertos de aguas profundas, dos zonas de libre comercio y un aeropuerto internacional.

En su discurso, Ortega aseguró que la empresa HKND está conformada por un destacado grupo de especialistas y expertos de todo el mundo, encabezados por Wang Jing, presidente de la firma HKND, con sede en Hong Kong, y destacó que la propuesta de la obra que ya fue publicada en La Gaceta, diario oficial, “es el resultado de un trabajo que se ha hecho con mucha dedicación, tanto por la parte nicaragüense como por la empresa china”.

El empresario Wang Jing inició su discurso presentando a cada uno de los representantes de las compañías que participarán en los estudios y construcción de la gran obra, quienes uno a una aseguraron que sus empresas son de “renombre y de prestigio mundial”.

Dinero es irrelevante

“El dinero (para el canal) es irrelevante”, expresó el empresario panameño Roberto Troncoso, porque “se trata de “hegemonía nacional, y China trata de convertirse en la potencia económica predominante”.