•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si el gobierno decidiera en este momento dar respuesta a las demandas de los adultos mayores tendría que desembolsar un estimado de entre US$15 y US$23.4 millones anuales, una cantidad similar a la que destina para el programa de infraestructura habitacional.

Porfirio García, presidente de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, indicó que además de su pensión --que ellos estiman en C$3,200, unos US$130--, el gobierno les tendría que garantizar asistencia médica, medicinas, décimo tercer mes y otra serie de beneficios. Si el gobierno reconoce estas peticiones el desembolso anual podría rondar los US$23 millones.

Quince mil adultos mayores

“Somos 15,000 adultos mayores de 60 años con derecho a la pensión reducida y que hemos cumplido con las 250 semanas cotizadas que establece la Ley”, explicó García.

Sin embargo, el experto en Seguridad Social, Manuel Israel Ruiz, aseguró a El Nuevo Diario, que son C$1,750 córdobas (US$71.4), lo que le correspondería a cada adulto mayor, es decir unos US$13 millones anuales. 

“Si tomamos en cuenta que estos viejitos podrían vivir unos 10 años más, el gobierno tiene que buscar unos US$122 millones”, señaló Ruiz.

El economista René Vallecillo, explicó que si el gobierno quisiera dar respuesta a este problema, bien lo puede hacer, sin embargo, estimó que estaría creando un desbalance en el sistema de seguridad social.

Hay que buscar una respuesta integral

Para el economista René Vallecillo, este problema no se puede ver de forma aislada, sino integral. “Para dar respuesta a este tipo de demandas, primero debemos hacer que el sistema de seguridad social sea más eficiente, asegurando que los ingresos sean suficientes para poder financiar las pensiones futuras”, señaló.

Sin embargo, explicó que la tendencia actual en el sistema de pensiones, es que cada día que pasa existen menos recursos para pagar las pensiones a los jubilados.

La Unidad Nacional del Adulto Mayor ha convocado desde 2010 marchas y concentraciones en Managua para demandar la pensión reducida de vejez al INSS. El líder de la organización de ancianos precisó que en Nicaragua viven 25,000 jubilados que no lograron alcanzar el número mínimo de 750 semanas de cotizaciones que establece la ley, pero son mayores de 60 años, y 15,000 de ellos ya han cumplido con las 250 semanas de cotizaciones, y por lo tanto tienen derecho a una pensión reducida, equivalente a unos US$130 mensuales.

 

Impacto financiero

El economista René Vallecillo cree que el desembolso “crearía un mayor problema en las finanzas del INSS, porque estaríamos introduciendo al sistema a 15,000 nuevos pensionados, ¿y de dónde saldrá ese dinero, si cada día hay menos cotizantes?”.
En los últimos años el crecimiento de asegurados en el país es de alrededor de un 8% anual, y hasta el mes de mayo había 674,000 asegurados.