•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Arquidiócesis de Managua instó ayer a la Asamblea Nacional a restablecer la ley que contempla la entrega de una pensión reducida para miles de adultos mayores que reclaman ese beneficio al Gobierno, aunque el diputado Gustavo Porras aseguró ayer que hacerlo significaría “destruir económicamente” al Seguro Social.

Asimismo, la Iglesia expresó su solidaridad con la causa de los adultos mayores que desde el lunes realizan una protesta frente a la delegación del Instituto Nicaragüense del Seguro Social, INSS.

“Consideramos apremiante que la Asamblea Nacional de la República emita una legislación que restablezca el derecho a la pensión reducida, que en justicia les corresponde a estas personas que han cotizado durante tantos años como trabajadores activos”, indica el escrito.

“Inaceptable”

Los obispos también recuerdan que el espíritu del artículo 61 de la Constitución Política dice textualmente: “El Estado garantiza a los nicaragüenses el derecho a la seguridad social para su protección integral, frente a las contingencias sociales de la vida y el trabajo, en la forma y condiciones que determine la ley”.

Monseñor Silvio Báez, en declaraciones a El Nuevo Diario, manifestó particularmente que cualquier acto de represión del Gobierno en contra de los ancianos “es inaceptable”, y envió un mensaje a los ancianos de no dar un paso atrás en su demanda “porque es justa”.

Merecen respeto y apoyo

En el comunicado también expresan que lo que se está violentando al no resolver la solicitud de los adultos mayores, es el artículo cinco de la Constitución Política, donde se establece el respeto a la dignidad de toda persona humana.

“Estos adultos mayores, que han trabajado colaborando con el desarrollo del país, merecen el respeto y el apoyo necesario para acceder a unas condiciones de vida dignas. Es inaceptable cualquier intento de represión en su contra o de impedimento a su justa protesta cívica”, enuncia el escrito.

Los desalojan

Josué Feliciano Zeledón, de 64 años, es uno de los miembros de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, que permanecía desde el lunes en el INSS.

Estaba durmiendo, cuando a la 1:30 de la madrugada de ayer escuchó gritos de varios policías que llegaron a despertarlos.

“Vamos a llevarlos al hospital”, les decían los agentes, que los obligaron a subir en un bus para trasladarlos al Hospital “Manolo Morales”.

Unos 83 viejitos fueron trasladados a diversos hospitales, y según relata Zeledón a todos les pidieron datos personales, dirección y teléfono, pero la mayoría se negó a darlos por temor a represalias.

Un comunicado de la Policía Nacional indica que los adultos mayores fueron trasladados a tres centros hospitalarios para “pasar chequeo médico preventivo, recibir alimentación y las atenciones necesarias”.

Porras anuncia marcha

El diputado del FSLN y secretario general del Frente Nacional de Trabajadores, FNT, Gustavo Porras, reiteró que el Estado no tiene la posibilidad de pagar una pensión reducida a los adultos mayores que la exigen.

Ayer, en conferencia de prensa, convocó a una marcha para el próximo lunes, con el fin de reaccionar en contra de la protesta que mantienen los viejitos, pues aseguró que esta responde a una “manipulación” de sectores opuestos al Gobierno.

A juicio de Porras, lo que hay detrás de las manifestaciones de la UNAM es una “manipulación política de la derecha” para destruir el Seguro Social.

“Los dirigentes de la UNAM, desgraciadamente, aceptaron ser instrumentos de la derecha (…), cualquier acción de plática allí no hay posibilidad”, manifestó.

Más detenidos

La Policía Nacional detuvo ayer por la mañana a seis jóvenes que llegaron a acompañar a los ancianos que continúan su protesta en los alrededores del INSS, pero en horas de la tarde fueron liberados.

Los manifestantes intentaron romper el cerco policial para que los ancianos puedan volver a tomarse las instalaciones de dicha institución.

En su intentona, los jóvenes --muchos de ellos universitarios-- han sido halados de las filas y retenidos por agentes de la Policía Nacional. Unos 200 agentes se encuentran acordonando el acceso al INSS.

Un grupo de jóvenes llegó a El Chipote para reclamar la liberación de los seis detenidos ayer, aunque en la mañana la Policía Nacional liberó a seis personas detenidas el miércoles.

Moisés Flores, uno de los liberados, dijo que a todos los llevaron al “Chipote” y les decían: “Digan quién los mandó, quién es el que los organiza, nunca van a salir de aquí si no responden”.

Policías heridos

La Policía Nacional señaló, mediante un comunicado, que “grupos ajenos” a los adultos mayores han generado “actos de provocación, de violencia y de agresión injustificada”.

Señalan que seis policías sufrieron lesiones durante las protestas producidas “por pedradas y por el uso de objetos contusos”.

El vocero de la Policía Nacional, comisionado mayor Fernando Borge, negó que los ancianos fueran desalojados por esta institución, y aseguró durante una visita a los policías heridos, que los adultos mayores salieron del INSS “porque se les agotó el alimento”.

 

Estelí y Matagalpa en calma

Los adultos mayores que se mantienen en las afueras de las instalaciones donde funciona la delegación del Seguro Social de Matagalpa, indicaron que el delegado departamental del INSS les mandó a poner un toldo para que no se mojen ni se asoleen durante la protesta.

“Aquí nos han tratado bien, hasta nos han dado café y galletas por parte de los trabajadores del INSS”, aseguró Lourdes Sarmiento, una de las manifestantes.

Mientras en Estelí, con fuerte presencia policial y de guardas de seguridad privados, los funcionarios del Seguro Social realizaron ayer el proceso de entrega de cheques a los pensionados.

Francisco Mendoza y Máximo Rugama

 

Con la colaboración de Leyla Jarquín y Hatzel Montes.