elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Equipos de salvamento y rescate hallaron hoy "partes de restos humanos" de los nueve oficiales y un civil que viajaban a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua que cayó este jueves en una zona del extremo noroeste del lago Xolotlán y de quienes, según las autoridades, es "poco probable" hayan sobrevivientes.

"Después de más de 24 horas de intensa búsqueda en el lugar del accidente del helicóptero de la Fuerza Aérea (...), hemos encontrado partes de restos humanos de nuestros compañeros accidentados, sin determinar su identificación", indicó el Ejército nicaragüense en un comunicado.

Los equipos de rescate también "han recuperado partes del helicóptero siniestrado", modelo MI-17 de fabricación rusa, agregó.

El trabajo de búsqueda y los resultados de la misma, indican que "es poco probable que existan sobrevivientes", de acuerdo a la información militar.

"De esta situación se ha informado a los familiares de nuestros hermanos de armas", añadió la institución castrense.

La aeronave se precipitó a tierra este jueves en la comunidad Cuatro Palos, en el municipio de La Paz Centro, provincia de León, 57 kilómetros al noroeste de Managua, según la información oficial.

El vuelo regresaba a Managua procedente del Polígono Nacional de Maniobra "El Papalonal", detrás del volcán Momotombo, donde se realizó una misión de control de adiestramiento de personal.

Hasta el momento la única víctima identificada es el coronel Mario Jirón, jefe de la base de reparaciones aéreas, a quien el Ejército rendirá honores en un acto póstumo.

De acuerdo con la información del Ejército, junto a Jirón viajaban los coroneles Manuel López, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Nicaragua, y Eugenio Alfaro, jefe de operaciones y planes de la Fuerza Aérea y quien pilotaba el aparato.

Además viajaban los tenientes coroneles Aldo Herrera, jefe sección de armas de la Dirección de Operaciones y Planes del Estado Mayor General; Chester Vargas, jefe de Inteligencia y Contrainteligencia de la Fuerza Aérea; Ildefonso Hernández, jefe Inspectoría Aérea y copiloto de la aeronave; y Francisco Cruz, jefe sección de Personal y Cuadros de la Fuerza Aérea.

Los otros tripulantes eran el mayor Oscar Silva, técnico de aviación; el soldado Osmar Acosta, operador del grupo de artillería antiaérea de la Fuerza Aérea; y Cristhian López, contador financiero de esa institución, según los datos oficiales.

La institución castrense explicó que la tripulación de la aeronave, en la que iba "una comisión del Estado Mayor de la Fuerza Aérea" encabezada por su jefe, informó de la necesidad de realizar un aterrizaje de emergencia y a continuación se perdió la comunicación.

Un equipo militar de socorro continúa las labores de búsqueda y rescate de los ocupantes del helicóptero, mientras que el Ejército de Nicaragua indicó que se ha formado una comisión para determinar las circunstancias del accidente.

El Gobierno nicaragüense, a través de su portavoz y primera dama, Rosario Murillo, se declaró hoy de luto y conmovido por "la pérdida de estos hermanos", en uno de los peores incidentes de este tipo en la historia del país.

En 1999, trece militares y 15 civiles murieron en un accidente aéreo registrado en la costa meridional del Caribe de Nicaragua, en un suceso considerado la peor tragedia de ese tipo ocurrida en el país centroamericano desde la guerra civil que vivió en la década de 1980.