•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El coronel en retiro Javier Pichardo, exjefe de la Fuerza Aérea hasta inicios de los años 90, dijo que la muerte de los oficiales mandos del Ejército que viajaban en el helicóptero --en su mayoría fundadores de la institución-- es una gran tragedia para el país.

Aseguró que el Estado Mayor de la Fuerza Aérea pierde mucho con el accidente, ya que uno de los fallecidos era el segundo al mando; otro, el jefe de operaciones, que es un funcionario militar importante en logística, de manera que se pierde un cuadro militar de mucha experiencia, envergadura y prestigio.

Helicópteros probados en la guerra

Señaló que todos los helicópteros de la institución son extraordinariamente buenos porque son probados en la guerra, “muchos de estos en la década de los 80 salvaron centenares de vidas, comprobando así su eficiencia”.

Por lo tanto, manifestó que las causas del accidente son desconocidas, pues el coronel Eugenio Enrique Alfaro (piloto) y el coronel Idelfonso Hernández (copiloto), eran jefes de naves que participaron en la guerra y poseían mucha experiencia, con miles de horas de vuelo.

“Las causas por falta de mantenimiento no son posibles, ya que la Fuerza Aérea está dotada de todos los instrumentos en su laboratorio para brindar las respectivas inspecciones a toda la flota de helicópteros que posee”, dijo Pichardo.

“Los laboratorios del Ejército son quizá los mejores de toda Centroamérica para inspeccionar los aviones y helicópteros, pues todos son muy rigurosos y meticulosos a la hora de realizar estos estudios, de manera que no creo que haya algún tipo de negligencia. Todos ahí son personas muy serias y responsables en su trabajo”, aseveró Pichardo.

No son antiguos

Por otro lado, Pichardo señaló que los helicópteros del Ejército tienen una vida útil que sobrepasa los 30 o 40 años, siempre y cuando se les realicen las debidas inspecciones en tiempo y forma. “Si se les realizan las debidas inspecciones del motor y del fuselaje pueden hacer que la nave dure hasta 50 o 60 años sin ningún problema”.

“Nada tiene que ver el accidente con la vida útil del helicóptero en que se movilizaban los miembros del Ejército, pues estos aparatos ingresaron al país aproximadamente en 1989, o sea que no es una antigüedad como mucha gente cree. Personalmente, conozco la experiencia y los grandes elementos que hay en el Ejército, no creo que el accidente fuera por falta de mantenimiento, tampoco por antigüedad”, comentó Pichardo.

En cuanto a la caja negra se refiere, Pichardo explicó que esta será muy difícil de recuperar, pues en el sitio donde cayó el helicóptero las aguas son muy oscuras por la contaminación del lago, y si se atascan en los sedimentos nunca las encontrarán, por lo tanto, es poco probable que las recuperen.