•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Iglesia nuevamente pidió un cese a los actos de violencia que se han suscitado a raíz de las protestas de los adultos mayores que demandan el pago de una pensión reducida.
Los obispos Leopoldo Brenes, Silvio Báez y Miguel Mántica, visitaron el punto de concentración de los protestantes, en la Calle Colón, donde a las 4 de la mañana de ayer los manifestantes fueron atacados por un grupo de “encapuchados”.

“Pedimos que se respete el derecho de los nicaragüenses a manifestarse pacíficamente”, dijo monseñor Báez al tiempo que criticó los ataques.

Asimismo, el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, a través de un comunicado, pidió al gobierno “acciones coherentes y, sobretodo, acciones que no promuevan la confrontación para eliminar la tensión social que prevalece”, en torno al reclamo de pensión reducida que hacen quienes no alcanzaron las 750 cotizaciones establecidas en el INSS.

Siete días de protesta

Los ancianos protestan desde hace siete días en los alrededores del Instituto de Seguridad Social, INSS, que ha sido escenario de hechos violentos, el último fue ayer a eso de las 4 de la mañana.

El Cosep condenó esas agresiones contra los miembros de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, y solicitó a lo inmediato, la instalación de una mesa de diálogo “respetuoso”.

“Condenamos la utilización de fuerzas de choque que han sido utilizadas para amedrentar y agredir a humildes ancianos y jóvenes”, expresó el Cosep al tiempo que pidió a la Policía Nacional garantizar la seguridad y respeto a la dignidad ciudadana.

“Creemos que las soluciones a los problemas de nuestro país se deben buscar a través de la cultura del diálogo y la negociación, y no a través de la cultura de intolerancia e irrespeto a la dignidad humana”, concluye el comunicado del Cosep, en la que secundan el llamado de monseñor Brenes al pedir que, “no nos enfrentemos entre nosotros”.

Firmes en su lucha

“No nos vamos a rendir”, fue la resolución enfática de Porfirio García, presidente la UNAM, quien reconoció un desgrane de sus compañeros de protesta.

Asimismo, lamentó las agresiones que sufrieron por parte de “encapuchados” que, antes del amanecer llegaron en motos y camiones, y que con piedras y garrotes atacaron a los jóvenes que les acompañaban.

El saldo: unos 20 muchachos golpeados, 6 vehículos desaparecidos y el saqueo de medicinas, víveres, agua, teléfonos celulares y otros bienes.

En la mañana del sábado, poco más de cien adultos de la tercera edad continuaban la protesta sin poder avanzar hasta la sede del INSS, ya que fueron detenidos en la Calle Colón, por un grupo de personas que en cantidad y edad les llevaban ventaja.

“Quisiera que por favor nos respeten, no nos agredan”, rogó García al bloque de personas que no les permitió regresar a la sede del INSS.

Policía en silencio

El vocero de la Policía Nacional, comisionado Fernando Borge, no quiso brindar declaraciones sobre los actos de violencia que suscitaron la madrugada de ayer.

Aseguró que trabajan en dar seguridad a los adultos mayores y al inmueble del INSS, y cuando se le consultó sobre los hechos, el vocero dijo que después hablaría sobre el tema.

 

(Con la colaboración de Miguel Carranza)

 

Mantienen protesta en Chinandega

Decenas de adultos mayores de los municipios de Somotillo, Chinandega, Posoltega, Corinto y El Viejo, mantienen desde el lunes último, tomadas las oficinas departamentales del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, en demanda de una pensión reducida.

Los reclamantes organizados en la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, han recibido alimentos, agua, y aportes monetarios de parte de pobladores, comerciantes y de jubilados.

Róger Olivas, Chinandega