•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Imagínese atravesar montañas, ríos, ciudades y países. ¿Cómo lo haría?, convencionalmente ese tipo de viajes se realizaría a bordo de un auto, pero Lorenzo Simon, de 37 años, decidió emprender la aventura de viajar desde América del Norte hasta Centroamérica a bordo de una bicicleta, en un viaje que al concluir le habrá dejado 29 mil kilómetros bien pedaleados.

Simon es un constructor de casas de origen francés, que decidió abandonar su hogar en la ciudad de Lille, en Francia, para hacer el “cruce” de parte de América, desde Canadá hasta Panamá, promoviendo los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes, pues trabaja como voluntario en Plan Internacional, una organización que apoya al desarrollo de los niños y las comunidades en las que viven.

Por el mundo, sobre dos ruedas

Lorenzo Simon es amante de andar en bicicleta, un viajero “de profesión”; se recuerda en una desde los tres años de edad.

En mayo de 2012, Simon emprendió el viaje más largo de su vida, tanto en distancia como en tiempo, fuera de su hogar, todo con el fin de concienciar a las personas y a las empresas para que apoyen la educación y respeten a los niños.

Simon inició su travesía en Vancouver, Canadá, cruzó hacia Estados Unidos, viajó después a México y así progresivamente atravesó Centroamérica, hasta llegar a la zona fronteriza entre Panamá y Colombia, es decir, la zona del Darién. En todos los países que visitó predicó el buen trato hacia los infantes.

Sin financiamiento

En su bicicleta Simon lleva alguna ropa, su cámara fotográfica y una pequeña casa de campaña. El ciclista aseguró que ninguna institución financia su gira en pro de la niñez y que se las ingenia para sobrevivir a como puede. “De mis ahorros gasto 10 dólares diarios para comprar alimentos o cualquier gasto que me surja, duermo donde me tome la noche”, confió.

Enamorado de Granada

De su viaje por Norte y Centroamérica, el lugar que más le ha impresionado a este singular ciclista francés, es el Puente de las Américas, en el Canal de Panamá, sin embargo, afirma haberse enamorado de la arquitectura de la ciudad de Granada.

“De Nicaragua me gusta la hospitalidad y el cariño de la gente, pero sobre todo el arroz y los frijolitos, son muy sabrosos para comer”, resaltó Simon.

Cómo ayuda a los niños

Simon crea calcomanías con el diseño de una rosa y una bicicleta, que luego comercializa, y con lo recaudado de las ventas compra juguetes y útiles escolares para regalarlos a los niños pobres de los países por donde pasa.

En Nicaragua, Simon junto a Plan Nicaragua han recaudado fondos para llevar asistencia a una escuela de niños pobres ubicada en el municipio de Totogalpa, departamento de Madriz.

Acerca de Lorenzo Simon

Lorenzo Simon es creador del blog www.lapetiterosedesvents.blogspot.com espacio que utiliza para colgar crónicas y fotografías sobre los lugares que visita. Es voluntario de Plan Internacional, y habla español, inglés, alemán, y francés.

 

"He recorrido casi toda Europa a bordo de mi bicicleta, de Italia a Alemania, de Bélgica a España; he viajado por Chile y Argentina en América del Sur, también he estado en Nueva Zelanda".

Lorenzo Simon

Constructor de casas