Róger Olivas
  • Chinandega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde joven, el coronel Manuel Antonio López García, originario del barrio Guadalupe de esta ciudad, optó por ser piloto, y alcanzó el cargo de jefe del Estado Mayor de la Fuerza Área del Ejército de Nicaragua, hasta su muerte junto a otros ocho integrantes de esa dependencia militar, la mañana del jueves, cuando un helicóptero MI 17 se desplomó sobre el lago Xolotlán.

René Méndez, quien ostenta la Medalla Honor al Mérito Aéreo Primera Clase por parte del Ejército de Nicaragua, expresó que desde la infancia conoció al coronel López García, y en la década de los 70, le dio las primeras instrucciones para ser piloto.

“Fue un excelente alumno, aprendió muy rápido a pilotear”, indicó.

Entre tanto, el teniente coronel Chester Porfirio Vargas Martínez, de 53 años, quien falleció también en el accidente aéreo, era originario de Managua, y tenía 15 años de casado con la chinandegana Sandra Hernández, con quien procreó a Chester Guillermo Vargas Hernández, de 14 años.

Hernández expresó que su esposo tenía dos años de ser el jefe de Sección de Inteligencia y Contrainteligencia de la Fuerza Aérea, y era un padre ejemplar y comunicativo.