•  |
  •  |
  • END

Bluefields, RAAS
Ayer martes, Marty Downs, alias “El Largo”, quien fue capturado el miércoles 6 de agosto por tropas de la Fuerza Naval en Willing Creek, municipio de Bluefields --junto a Hamilton Wilson mejor conocido como Bugalá-- con un cargamento de un mil 62 kilos de cocaína, regresó a la cárcel luego de que la juez de juicios Hellen Lewin le revocara el régimen de casa por cárcel que le había concedido el juez de audiencias de lo penal de Bluefields, Martín Henríquez Sotelo.

Henríquez argumentó que le había cambiado el régimen de prisión por el de ejecución diferida tomando en cuenta el dictamen del forense Raúl Martínez, quien había diagnosticado que la vida de Downs estaba en peligro por dolencias cardíacas y la lesión provocada por una bala durante su captura.

Sin embargo, en la audiencia realizada ayer, la juez de juicios de Bluefields Hellen Lewin valoró que en los alegatos el mismo forense había aclarado que la vida de Downs no estaba en inminente peligro, y por lo tanto podía cumplir la condena de cinco años en prisión con la posibilidad de ser llevado a chequeo médico frecuentemente.

Cronograma
Downs resultó herido durante el intercambio de balas al ser capturado con su compinche Hamilton Wilson, cuando se les decomisó mil 62 kilos de cocaína, dos fusiles M-16, dos pangas, tres motores fuera de borda y barriles con combustible. Sin embargo las autoridades no lograron encontrar a otros tres tripulantes que huyeron del lugar.

Hamilton Wilson fue llevado a la cárcel preventiva de la Policía de Bluefields, mientras que a Marty Downs lo internaron en la sala de cuidados intensivos del Hospital Regional de Bluefields por la lesión que le provocó la bala.

El domingo 10 de agosto se realizó la audiencia preeliminar en la sala de cuidados intensivos, y el juez de distrito de audiencias de Bluefields, Martín Henríquez Sotelo aceptó la acusación.

Pero el martes 19 de agosto que se realizó la audiencia inicial en la misma sala,
Downs y Wilson aceptaron ser los dueños de los un mil 62 kilos de cocaína incautada el 6 de agosto en Willing Creek.

La sentencia condenatoria de ambos procesados fue emitida por el juez Henríquez el lunes 25 de agosto, y les aplicó la pena mínima de cinco años de prisión. Esta resolución fue rechazada por el Ministerio Público, porque según el fiscal Boanerges Fornos no existía atenuante, ya que ambos procesados no se declararon culpables desde un inicio en la audiencia preliminar.

Otra suspicacia del Ministerio Público surgió tras conocerse que el diputado de Yatama, Brooklyn Rivera, se había entrevistado con el juez Henríquez, y que éste lo autorizó para que hablara con Downs en su lecho de enfermo.

 No contento con la sentencia, el lunes 1 de septiembre el fiscal Boanerges Fornos apeló esta resolución del juez Henríquez. El domingo 7 de septiembre el defensor de Downs y Wilson, Marcos González, contestó la apelación, y el 17 del mismo mes el juez Henríquez realizó una audiencia en la que suspendió la prisión de Downs mandándolo a su casa con el régimen de presentación periódica.

Pero el lunes 6 de octubre se pronunció la Sala Penal declarando con lugar el incidente de nulidad y ordenó la captura de Marty Downs; al mismo tiempo remitieron el expediente a la juez de juicios Hellen Lewin. Según el presidente del Tribunal de Apelaciones de Bluefields, Rodolfo Martínez, el juez Henríquez incurrió en irregularidades.