•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El abogado Roger Ramírez Torres presentó una queja ante la Corte Suprema de Justicia, CSJ, contra Julio Acuña Cambronero, Juez de Juicio de San Carlos, Río San Juan, por “violaciones al Código de Procedimiento Penal y por haberle negado el derecho al trabajo”.

La queja se originó porque el judicial denegó a Ramírez una petición para reprogramar un juicio contra 18 presuntos narcotraficantes, siete de ellos defendidos por el abogado.

“Sobre ese asunto no tengo nada que decir”, dijo el juez Acuña al ser consultado vía telefónica por El Nuevo Diario, para luego afirmar que la Ley lo facultaba para declarar abandonada la defensa y nombrar un nuevo abogado a los reos.

El judicial, igualmente, señaló que el abogado José Tomás Murillo, a quien designó como defensor de oficio de los siete reos que representaba Ramírez, estaba en el juicio como asistente de este último.

Sin embargo, Ramírez Torres desmiente al judicial y asegura que Murillo no era su abogado sustituto ni su asistente, y tampoco de otros defensores de los 18 acusados.

El quejoso señaló que el juez Acuña no permitió la reprogramación del juicio, prevista para el martes 25 de junio, fecha que coincidía con una audiencia de apelación que con antelación le notificara la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM.

“El juez me amenazó diciendo que me atuviera a las consecuencias si recurría de queja por su comportamiento irregular”, aseguró Ramírez, agregando que la amenaza fue vertida en presencia de los otros abogados, familiares de reos y procesados.

El juez Acuña dictó sentencia el pasado viernes, en contra de 17 de los 18 acusados de crimen organizado y tráfico internacional de estupefacientes. El fallo provocó fuertes reclamos de familiares y amigos de los procesados.