Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

“Basta Ya de persecución política”, decía una de las pancartas que los seguidores de Alberto Stefano Boschi llevaron ayer a los juzgados de Managua para solidarizarse con el italo-nicaragüense, quien se declaró víctima y perseguido político, por lo que no descartó la posibilidad de acudir ante los organismos de derechos humanos en el país.

“Este caso es político en el sentido de que es claro de que yo soy acusado sin haber hecho absolutamente nada. Siendo la víctima, soy acusado principalmente por haber sido candidato del municipio de Ciudad Sandino por el Movimiento de Renovación Sandinista”, declaró Boschi.

Boschi se presentó en el Juzgado Octavo Local Penal de Managua, donde la Fiscalía le acusó por la supuesta autoría de los delitos de lesiones leves y portación ilegal de armas de fuego en perjuicio del periodista del oficialista Canal 4, Antenor Peña, y el Estado, respectivamente, pero no hubo audiencia por la inexplicable ausencia de la fiscal Stephanie Pérez, por lo que la vista fue reprogramada para mañana jueves.

“Siento mucho lo que le ha pasado, pero yo no tengo nada que ver. No lo conozco”, dijo Boschi frente a su supuesta víctima, Antenor Peña, quien declaró que él tampoco conocía a Alberto Stefano hasta que lo vio el día que supuestamente lo lesionaron de bala.

Boschi recordó que el día de los hechos llegaron a la Rotonda Rubén Darío de Metrocentro a bordo de una buseta atendiendo una invitación del partido en el que milita, pero se encontraron con las turbas de los CPC que les apedrearon, garrotearon y destruyeron la buseta sin darles tiempo de hablar.

“Ahí salen las fotos en EL NUEVO DIARIO, en el Hoy, en La Prensa, y creo que hay video también de muchas televisoras que pudieron hacerlos; hay periodistas y policías testigos. Nosotros somos las víctimas”, recalcó Boschi, al informar que ese día tuvieron tres lesionados, además de que varias mujeres embarazadas, ancianos y niños fueron lanzados al suelo. La Policía detuvo a dos personas después de todo eso, pero aparentemente las liberaron.

Boschi recalcó que no sabe de qué lo están acusando, porque como misionero católico con 14 años de estadía en Nicaragua, “nunca ha tenido un arma en sus manos en toda su vida”.

Los seguidores del italo-nicaragüense, quienes llegaron con banderas del MRS y ALN, denunciaron a gritos que quienes agredieron al periodista Antenor Peña es la misma “banda” que los sandinistas usan para perseguir políticamente a los que no comulgan con sus ideas dictatoriales.