•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lo que parecía ser un domingo tranquilo, se convirtió ayer por la tarde en una jornada de terror para varias familias del barrio Monimbó, cuando un tornado sorprendió al vecindario, arrancando a su paso árboles y provocando daños en varias casas en una escuela, aunque no se reportaron lesionados.

“¡Cuando escucho (decir): un tornado, un tornado...! Nunca había visto eso, y veo cómo el viento venía, entonces me dicen ¡metámonos, metámonos...! y en eso el viento arrancó todo el techo”, dijo aún presa de los nervios, doña Ángela del Socorro Ortiz López, cuya vivienda fue una de las más afectadas.

Doña Angela recuerda que corrió y buscó dónde refugiarse, mientras otra persona se encargaba de proteger a unos niños en un cuarto de la vivienda.

Se conoció un total de daños en once casas y en un pabellón escolar, según constató El Nuevo Diario.

Tras el paso del fenómeno natural los pobladores de Monimbó salieron asustados de sus viviendas para saber la suerte que habían corrido sus vecinos.

En la zona este del barrio, los vientos derribaron un árbol de Madroño que cayó sobre un pabellón de la Escuela “Helena Ortiz de Flores”, donde funcionan los primeros grados.

Otra vecina que vivió momentos de angustia y desesperación fue doña Isolina Pavón, quien afirma haber quedado paralizada al ver cómo el poderoso viento hacía volar las láminas de zinc de varias viviendas.

“El tornado duró unos 20 minutos y alcanzó varios metros. Lo que hice fue hincarme y pedirle a Dios que no nos pasara nada”, explicó.

La señora Gloria Gaitán se encontraba en su trabajo, cuando recibió una llamada telefónica en la que le informaron del paso de un tornado que había destruido varias viviendas.

“Acá botó un árbol de tamarindo que cayó en un anexo. Vamos a ver qué pasa, a ver quién va a ayudar a todas las familias afectadas”, apuntó.

Los testigos coincidieron en que el fenómeno natural inició en las cercanías de la iglesia Magdalena, y que rápidamente tomó fuerza a medida que avanzaba.

Al cierre de esta edición no se logró obtener un recuento oficial de los daños, sin embargo, algunas autoridades locales se presentaron al lugar para hacer la formal evaluación.