•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La demanda de un exempleado de una reencauchadora, preso por un millonario hurto en perjuicio de esa empresa, fue una de las primeras causas en ser tramitadas mediante la implementación de la oralidad en los juicios laborales.

En el primer día de juicios orales en lo laboral, en Managua, también fue tramitada en juicio oral y público la demanda del exagente vendedor de una destilería, a quien su antiguo empleador despidió al tercer día después de cumplir un mes de subsidio.

La presidenta del Tribunal Nacional Laboral, magistrada Olga Elvira Brenes, explicó que una vez realizado el juicio que se desarrolla en una sola audiencia, los jueces dictarán sentencia en un término de 10 días hábiles.

Desde el pasado 29 de mayo, cuando entró en vigencia el Código Procesal Laboral y Social, hasta ayer 1 de julio, en los Juzgados Laborales de Managua se han recibido 135 demandas, en las que se exige el pago de prestaciones laborales, precisó la magistrada Brenes.

Reo reclama prestaciones

En el Juzgado Quinto de Distrito de lo Laboral, el abogado Luis Alberto Rivera, en representación del recluso Raúl Rentería González, reclamó el pago de C$316,331 en concepto de resarcimiento de prestaciones sociales.

El reo, a través de su abogado, alegó que fue despedido de manera verbal el 23 de febrero de 2012, y aunque el Ministerio del Trabajo ordenó su reintegro hace un año, su antiguo empleador se negó a hacerlo.

El abogado Javier Eulogio Hernández, al contestar la demanda, negó que su representado deba a Raúl Rentería C$316,331, agregando que, por el contrario, el demandante le hurtó C$7 millones.

Del quirófano al desempleo

Edmundo Aguirre Rivera, exagente vendedor de una destilería, fue apuñalado seis veces por desconocidos, cuando abordó un taxi para dirigirse de su centro de labores a su casa, a inicio de enero pasado.

Como resultado de esa agresión, Aguirre pasó 30 días de subsidio, y regresó a su puesto de trabajo el 3 de febrero del mismo año, pero tres días después fue despedido por su empleador.

Al prescindir de sus servicios, la parte demandada pagó a Edmundo Aguirre una indemnización por C$13,563.98, correspondiente a los cinco meses y 11 días que laboró, pero él exige C$100,354.40, según la demanda que presentó en el Juzgado Cuarto de lo Laboral de la capital.

En ambos casos, las judiciales anunciaron que la sentencia será notificada a las partes en los próximos 10 días hábiles, lo que significa una drástica reducción en el tiempo de duración del juicio laboral, que antes se extendían de uno a tres años, subrayó la presidenta del Tribunal Nacional Laboral.