•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Alain Meyrat, consultor ambiental, botánico e ingeniero agrónomo, sostiene que previo a la realización de cualquier proyecto, en este caso del Canal Interoceánico, se debe partir de la premisa que los efectos socioeconómicos positivos de este, deben ser muy superiores a los efectos ambientales negativos.

Meyrat insiste en esta entrevista, en la que responde las mismas preguntas que se formularon días atrás a Jorge Jenkins y a Salvador Montenegro, que es importante considerar de antemano “todas las precauciones y mitigaciones necesarias para aminorar o evitar el efecto ambiental negativo”.

El especialista Alain Meyrat sostiene que “se requieren medidas rígidas para que los buques que atravesarán el territorio”, en caso de construirse el Canal, no contaminen con “desechos, aceites y derivados de petróleo” el lago Cocibolca.

¿En términos medioambientales, es viable un Canal Interoceánico, tomando como premisa que cualquier ruta pasará por el lago Cocibolca?

Toda actividad humana tiene un efecto en el medioambiente, generalmente es de efecto negativo. Por lo cual para cualquier actividad de gran envergadura se debe hacer un estudio de impacto ambiental: se debe saber qué elementos y qué relaciones entre los elementos de los ecosistemas van a ser interferidos; qué efecto tendrá en los ecosistemas y cuál será el efecto final para las comunidades humanas relacionadas.

Entonces hay que considerar los efectos sociales, económicos y ambientales de un proyecto, y se debe esperar que el efecto socioeconómico positivo sea muy superior al efecto negativo ambiental, considerando de antemano todas las precauciones y mitigaciones necesarias para aminorar o evitar el efecto ambiental negativo. Considerando al ambiente como la base económica para la población futura del país, no el ambiente por el ambiente.

Las seis rutas que se estudiaron en la Comisión del Gran Canal, durante el gobierno del expresidente Bolaños, pasaban por zonas de rica biodiversidad, donde predomina el bosque húmedo, humedales y algunas reservas, incluida la Indio Maíz, ¿qué impacto tendrá en estas?

Siempre que las autoridades tengan un interés real de evitar o, mejor dicho, de minimizar el deterioro del medioambiente, es posible. En cada situación hay forma de minimizar el efecto de la obra del proyecto en sí. El verdadero problema es evitar o excluir que poblaciones humanas pobres y oportunistas invadan y pueblen a lo largo de la ruta, cualquiera que esta sea.

En otras palabras, el espacio debe ser reservado para el proyecto y no para las poblaciones humanas. El beneficio del proyecto para la población humana vendrá del trabajo, de la oportunidad de negocios, concentración de instalaciones comerciales y financieras ligadas al proyecto.

El vocero de la empresa china que tiene la concesión por 50 años para construir, operar y administrar el Canal, alegó que cuidarán el ecosistema porque reforestarán las áreas cercanas al Canal para mantener los niveles de agua, ¿basta con eso?

Los ecosistemas afectados requieren de otros tratamientos, no solo reforestación. Sin embargo, toda Nicaragua tendrá que reforestar para mantener y mejorar el nivel de agua de las cuencas que abastecen de agua a los dos grandes lagos, sin embargo, tiene que ser una reforestación comercial y altamente tecnificada, actividad que brindará agua al sistema del Canal. Además, se aprovechará la oportunidad para exportar productos forestales a través del Canal. Esto debe desarrollarse con las políticas del Estado, el interés de la población (finqueros y comunitarios) y de la empresa canalera.

¿Qué pasaría con los pobladores de los municipios que se abastecen de agua del Cocibolca?

Si se manejan bien las cuencas y se reforestan nuevas áreas se mejorará el ciclo hidrológico y hasta la calidad del agua en beneficio de las poblaciones municipales, sin embargo, siempre se requiere de plantas para potabilizar esa agua.

¿Cuál es el principal desafío en términos de medioambiente en una obra de esta magnitud? ¿Y en términos sociales?

Manejar la parte ambiental (ecosistemas, vegetación, fauna, etcétera) es más fácil que manejar a la población que quiera introducirse en los espacios paralelos a la ruta. En este último, las autoridades deben ser firmes para evitar mayores daños al ambiente y al proyecto.

Los ambientalistas argumentan que el lago Cocibolca es un sistema que no ha sido estudiado a fondo, ¿cree que ese estudio debe hacerse previamente antes de cualquier estudio de factibilidad?

Hay que aprovechar la ocasión para hacer un estudio más profundo sobre ambos lagos.

También se argumenta que hay poca profundidad, que hay una sedimentación que data de un siglo, y eso hace inviable cualquier proyecto de Canal porque elevará los costos, ¿comparte esa opinión?

Los ingenieros son los responsables de encontrar las alternativas de solución y de calcular los costos de cada alternativa; si no se hace, nunca lo sabremos. Hay que hacer los estudios concienzudamente.

Se asegura que un reto será el destino de los sedimentos que se removerían.

Esto está relacionado con los costos, y ello con la factibilidad económica. La idea parece imposible, pero los ingenieros actualmente deben tener muchas alternativas al caso. No es mi campo, aunque los sedimentos pueden tener utilidades económicas diversas.

¿Cree que es posible construir el Canal y que opere en una parte del lago Cocibolca sin que se contaminen sus aguas?

Se requieren medidas rígidas para los buques que atravesarían el territorio, evitando que contaminen (desechos, aceites y derivados de petróleo, etc.). Los buques no pasan solos, son custodiados en todo su trayecto por el territorio nacional (se reemplaza el capitán por un capitán del Canal, quien conoce y tiene la autoridad sobre la nave mientras atraviesa el Canal por el territorio nacional).

¿Existe ahora una tecnología más amigable con el medioambiente que permitirá realizar la obra sin destruir el mayor recurso hídrico de Centroamérica?

Yo creo que podemos hacerlo tan bien que podemos mejorar el ciclo hidrológico del lago aumentando la cantidad y calidad del agua producida por el manejo de las cuencas. También se puede controlar la contaminación del agua desde los buques. Ambas situaciones requieren de aplicación de políticas efectivas y rígidas.

¿Qué referencias tiene usted de la firma ERM y de estudios medioambientales que hayan realizado para proyectos de infraestructura de gran envergadura?

Conozco algunas filiales de la empresa y a algunas personas relacionadas con la empresa, es más, uno de los socios es un ecólogo nicaragüense de mucho prestigio.

¿Qué impactos negativos y positivos cree que pueda haber en las comunidades del Caribe?

Habrá efectos negativos (generalmente ambientales), pero también habrá efectos positivos (que generalmente se pretenden sean sociales y económicos) pero no lo sabremos a detalle hasta que se hagan los estudios de forma integral y detallada con un equipo multidisciplinario, que hasta se puede hacer de forma participativa con los comunitarios, actores y autoridades locales. Hay necesidad de que los estudios sean incluyentes.

 

Lo recomendable

Un estudio de impacto ambiental inicial es necesario para definir la factibilidad del canal húmedo interoceánico, tal vez este no sea factible, pero tal vez sea factible el canal seco interoceánico. No se debe decir que no es factible a priori, sin estudiarlo a fondo (se debe de descartar solo con un análisis completo de los factores y situaciones). Tampoco es sano que las autoridades digan que se realizará sin que este estudio esté hecho.