•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni


Más de 400 jóvenes en riesgo de los municipios de Somotillo y El Viejo, del departamento de Chinandega, firmaron hoy un “acuerdo de paz” con los altos mandos de la Policía Nacional, en un acto en el que entregaron sus armas artesanales a las autoridades.

La actividad que tuvo lugar en el Instituto Nacional Miguel Ángel Ortéz, forma parte de la conclusión de un programa denominado “Sin armas, sin miedo, soy nica, soy paz”, apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

A la firma del acuerdo asistió la jefa de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, quien dijo que el acto cobra relevancia debido a que los jóvenes viven en una zona fronteriza con Honduras y El Salvador, países donde más de 70 mil mareros actúan, y lo que precisamente se pretende es crear un “muro de contención” para evitar este tipo de organizaciones criminales penetren al país.

“Pero el mejor muro de contención son ustedes, los jóvenes que quieren vivir sin violencia y han optado por la paz en Nicaragua, sin drogas, libre de injusticias y sin miedo”, dijo la jefa policial.

La primer comisionada detalló que a nivel nacional la institución policial ha logrado firman actas de pacificación con unos 15 mil jóvenes, acto simbólico que solo busca una sociedad libre de delincuencia.