Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Habló el poeta en Alemania y causó asombro. Ernesto Cardenal, noticia de las últimas semanas en América Latina por un controvertido juicio con ribetes políticos que él le achaca a una venganza del presidente Daniel Ortega, dijo allá en Nuremberg que mientras Ortega era corrupto y su gobierno represivo, Hugo Chávez era el camino correcto a la unidad de los pueblos latinoamericanos.

Tremendo asombro causó en su conferencia el poeta nicaragüense, dado que la prensa europea maneja una imagen negativa del mandatario venezolano, sobre todo después de aquel tremendo encontronazo en la XVII Cumbre Iberoamericana en Chile, noviembre de 2007, con el rey Juan Carlos I de España, donde se hizo célebre aquella frase hiriente “por qué no te callas”.

Cardenal llegó a Nuremberg, Alemania, en el marco de una gira literaria por Alemania de siete semanas para presentar la edición germana de su libro “Pasajero de Tránsito”.


Sobre Ortega…
Una vez ahí, ya en conferencia de prensa en la antigua Iglesia San Lorenzo de Nuremberg, los medios preguntaron al poeta trapense sobre la suerte de Nicaragua con Ortega en el poder, y sobre el futuro del escritor mismo, a propósito del famoso juicio por el hotel Mancarrón en el archipiélago de Solentiname, fuente y origen del juicio que se aderezó, y arreció, cuando el autor de Oración a Marilyn Monroe llamó a Ortega ladrón y corrupto en Paraguay, durante la toma del poder del presidente Fernando Lugo.

A las preguntas, Cardenal deploró el pasado martes la creciente represión que a su juicio se vive en Nicaragua, explicando que el presidente Ortega intenta acallarlo tratándolo como un mero criminal, al igual que lo hace con críticos y opositores a su gobierno.

El poeta también dijo que debido a esa revancha de Ortega en su contra, cuando regrese a Nicaragua correrá el peligro de ser encarcelado por el juicio de injurias y calumnias que un juez sandinista revivió cinco años después de haber sido fallado a favor del escritor luego de las críticas contra Ortega en Paraguay.


Y llegó la sorpresa…
Con 83 años encima, Cardenal no puede caer preso por ser considerado “reo valetudinario” por vejez, y porque el juicio por injurias y calumnias no merece cárcel en el sistema de justicia nicaragüense.

Ahí mismo Cardenal aprovechó para calificar al gobierno de Ortega de “corrupto” y de “represivo” contra las organizaciones civiles, los medios de comunicación, los políticos opositores y contra todo aquel que le critique.

Al preguntarle los periodistas a Cardenal si Ortega reflejaba una imagen represiva, similar a la que se denuncia en Venezuela con Chávez en el poder, el poeta y sacerdote separó las cosas y mientras exaltó a uno, al otro lo refundió.

Del presidente Chávez dijo que es “una esperanza”. “El camino de Chávez es hoy el camino correcto”, dijo el ex sacerdote, destacando en su respuesta la supuesta búsqueda de una revolución pacífica y la unión latinoamericana de Chávez frente a Estados Unidos.

“Estamos viviendo un momento histórico similar al que vivimos cuando nuestros países se emanciparon de la colonia española”, manifestó, al tiempo que deploró la imagen negativa que se tiene en Europa de Chávez. De Ortega dijo lo mismo que ha dicho en todas partes: “corrupto y ladrón”.