•  |
  •  |
  • END

LEÓN

De continuar las lluvias en el Occidente del país, decenas de familias que habitan a orillas del lago Xolotlán, en la comunidad de León Viejo, municipio de La Paz Centro, serán evacuadas por las autoridades de Defensa Civil.

Desde hace una semana, tres de cuatro bares y restaurantes ubicados en el sector este del Mirador de Momotombo, han cerrado sus puertas al público y enfrentan pérdidas económicas cuantiosas.

Además, las precipitaciones ponen en peligro la frágil infraestructura que se exhibe en las ruinas de León Viejo, ya que las corrientes del lago se encuentran a escasos 200 metros del Patrimonio Mundial.

Las autoridades de la Defensa Civil, Sinapred, alcaldía y la Dirección de Patrimonio Histórico del Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, han recorrido la comunidad de León Viejo para conocer in situ el problema que enfrentan.

El alcalde de La Paz Centro, Fanor Sampson, admitió a EL NUEVO DIARIO que los monumentos históricos en las ruinas de León Viejo se encuentran en peligro por las constantes lluvias que han caído en el Occidente del país.

“Los muros y paredes de taquezal que se encuentran descubiertos, pueden sufrir afectaciones si continúa lloviendo, solamente una parte de la antigua infraestructura se encuentra protegida con techo, sin embargo, le corresponde al Instituto Nicaragüense de Cultura disponer acciones de prevención para proteger este sitio tan importante para los nicaragüenses”, refirió.

La comuna está en disposición de colaborar con materiales o recursos económicos que contribuyan para la ejecución de la obra a favor del Patrimonio Mundial. Hace diez años, después del huracán Mitch, la municipalidad construyó a orillas del lago un muro de contención para proteger el antiguo edificio de la iglesia La Merced.


Turistas siguen llegando
A pesar de la persistente lluvia, los turistas nacionales y extranjeros no dejan de visitar las ruinas de León Viejo, considerada una de las primeras ciudades establecidas en Nicaragua, y que en cuanto a rango y jerarquía, fue la principal de todo el territorio.

Su extraordinaria preservación física, favorecida por la sobreposición de capas de cenizas volcánicas y de sedimentos depositados por el lago en sus crecidas, hace del sitio un lugar de interés científico en diversas líneas de investigación. León Viejo fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en noviembre de 2000.

Guadalupe Orozco, guía turística de las ruinas de León Viejo, expresó que las afectaciones producto de las lluvias se van a conocer con el tiempo. Actualmente los monumentos están protegidos y no es posible que se destruyan fácilmente, son 43 manzanas que se encuentran resguardadas y protegidas por 20 funcionarios del INC, dijo.

Asimismo, destacó que las ruinas del altar mayor del templo La Merced, en donde se encontraron varias osamentas de obispos, se encuentran totalmente protegidas con techo.

“Es cierto que el material de taquezal se pone poroso y frágil por la humedad, pero somos cuidadosos al evitar que nadie se recueste a las paredes”, añadió Orozco, tras mencionar que especialistas del INC llegan cotidianamente tres veces a la semana a inspeccionar el lugar.

Pero las ruinas de León Viejo se ubican a escasos 300 metros del Xolotlán, y de continuar las lluvias, el lago incrementará su caudal y podría afectar el monumento histórico.

Algunas familias y negocios experimentan este problema. El señor Miguel Ángel Narváez, propietario del restaurante Mirador Volcán Momotombo, en La Paz Centro, tiene 12 días sin trabajar y ocho de estar damnificado.

“Las pérdidas económicas son superiores a los diez mil dólares, con la crecida del lago perdí mis enseres, la clientela y la infraestructura del negocio”, dijo Narváez, quien se aferra a permanecer en el lugar a pesar de carecer de los servicios básicos y estar a la intemperie con su numerosa familia.

Agregó que ninguna institución se ha presentado para ofrecerles ayuda, y permanecerá en el lugar junto a su familia hasta que culmine el invierno.

Por su parte, Carlos Toruño, habitante del mismo sector en el Mirador de Momotombo, destacó que su familia se vio obligada a abandonar la propiedad ante la crecida del lago y por la poca afluencia de clientes.

El edil Fanor Sampson añadió que además de las afectaciones en los negocios a orillas del lago, hay varias familias que sufren inundaciones en Mata Palos, Villa 15 de Julio, Mokorón, San José del Obraje, Israel, Miramar y Momotombo.

Pero los mayores problemas se presentan en la comunidad de Cuatro Palos, que se encuentra incomunicada con el municipio de San Francisco Libre y El Jicaral por la crecida del río El Tamarindo. Hasta el momento no hay evacuaciones.