Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Con un recuento de 12 personas fallecidas y más de 100 millones de córdobas en daños a la infraestructura vial del país, producto de las fuertes lluvias caídas en las últimas semanas, Nicaragua conmemoró ayer el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, que a nivel mundial celebra la Asamblea General de las Naciones Unidas de acuerdo con su resolución 44/236 del 22 de diciembre de 1989.

La evocación retoma mayor interés debido a los graves resultados que han dejado los desastres naturales en la última década, lo que obliga a las autoridades de prevención y atención de desastres a diseñar Planes Nacionales de Gestión de Riesgo y Planes de Respuesta, que incluyan la concienciación a la población sobre las amenazas del humano frente a la naturaleza.

El coronel Ramón Arnesto Soza, Presidente Ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, recordó el interés de la fecha, que busca la sensibilización sobre la prevención de los desastres y la preparación para enfrentar cualquier fenómeno natural.


Situación controlada
El presidente ejecutivo de Sinapred señaló que aunque se mantiene el estado de alerta verde generado por la presencia del eje de vaguada estacionaria en el país, la situación está controlada en los lugares que más afectaron las lluvias. “Todo el sistema está tensionado, revisando planes y reconociendo terrenos”, afirmó.

Detalló que fueron un total de 5 mil personas afectadas por las lluvias y que unas 800 aún se mantienen en los centros de refugios en lugares como Tepalón, Tecolostote y Murra.

Según el funcionario, mucha gente ha decidido regresar a sus lugares, principalmente donde el nivel de los ríos ha bajado. “Están regresando pero les damos paquetes alimenticios familiares”, señaló.

Detalló que el Fondo Nacional de Desastres este año alcanzó 18 millones de córdobas, de los que se había gastado el 50 por ciento en programas para la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Para la emergencia provocada por las lluvias de las últimas semanas, el Sinapred desembolsó del Fondo Nacional de Desastre más de un millón y medio de córdobas, “sólo para una asistencia de primera urgencia”.

Ello, según el funcionario, implica alimentos, avituallamientos, hamacas, colchonetas, pero también se está invirtiendo en la compra de combustibles para transporte de los alimentos y la reparación urgente de algunos puentes. “Pensamos que si se nos presenta un evento mayor tendríamos que recurrir a un extrapresupuesto y a la ayuda internacional”, señaló Soza.

Detalló que esos fondos son sólo para una atención primaria de la emergencia, no para atender casos como la reparación de la infraestructura vial, para lo cual el Ministerio de Transporte e Infraestructura dijo requerir de al menos 100 millones de córdobas.

“Sólo para la reparación de lo dañado se necesitan 100 millones de córdobas”, dijo Soza, quien reconoció que aún hace falta calcular los daños sobre la infraestructura de viviendas. Afirmó que tienen valorados daños en por lo menos 17 viviendas que deberán ser reconstruidas totalmente, y 216 que necesitarán reparaciones menores.