Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Madrid / EL PAÍS

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, acaba de dar el primer paso para cumplir su promesa de reducir drásticamente la contratación de trabajadores extranjeros en sus países de origen. El catálogo de ocupaciones de difícil cobertura, que recoge los empleos para los cuales los empresarios pueden buscar mano de obra en el exterior, ha sido recortado en un 32,14%.

Pero el tijeretazo es muy superior a lo que se deduce de ese porcentaje, porque las profesiones eliminadas coinciden con los sectores en los que hasta hace sólo unos meses se han cerrado el mayor número de contratos a extranjeros: servicios (que en el primer semestre de 2007 sumó el 58,6% de los contratos), construcción (24,29%) y agricultura (11,85%). De la relación se han caído los empleados de hogar, los camareros, los albañiles, los fontaneros, los peones agrícolas...

El catálogo es una relación provincial de los empleos para los cuales los empresarios no encuentran trabajadores. Es elaborado trimestralmente por el Servicio Público de Empleo Estatal (antiguo Inem) a partir de las ofertas que presentan los patronos en los servicios de empleo autonómico. Para dar una idea de su importancia, baste decir que a través de él han llegado a España 454.717 inmigrantes con contrato desde el 1 de enero de 2005 hasta el 31 de julio pasado. Sólo en los ocho primeros meses de este año, fueron contratados por esa vía 88.180 extranjeros.


Ya estaba anunciado
Desde que tomó posesión de su cargo, hace seis meses, el ministro venía anunciando su intención de reducir las contrataciones en origen para dar prioridad al empleo de los españoles y de los inmigrantes a los que la crisis iba arrojando al paro. Corbacho fue corregido por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cuando advirtió el pasado 3 de septiembre que esa reducción “se aproximaría a cero”.

Pero lo cierto es que el tijeretazo que ha dado al listado lo aproxima ciertamente a cero. Y si la estadística no lo muestra de forma cruda es sólo porque en ella sobrevive la demanda de deportistas profesionales y entrenadores deportivos en todas las provincias e islas, y también la de 18 oficios relacionados con la marina mercante (piloto de buque mercante, engrasador de máquinas de barcos, bombero de buques especializados...) en las provincias costeras, Lleida y Madrid. Ninguna de esas ocupaciones es fuente de una cantidad significativa de ofertas de empleo.

Si las suprimiéramos del catálogo, la oferta para extranjeros desaparecería completamente de tres comunidades autónomas (Andalucía, Extremadura y La Rioja) y de 14 provincias (las de dichas comunidades más Guadalajara, Toledo, Alicante y A Coruña).

El ministro ha cumplido, pues, su objetivo de estrangular la contratación de trabajadores extranjeros. Fuentes del Ministerio de Trabajo aseguran que Corbacho decidió este cerrojazo después de comprobar cómo muchas empresas se dedicaban a importar trabajadores a los que expulsaban al paro en cuanto comenzaban a acumular derechos, y a continuación contrataban a una nueva hornada en el exterior.