Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

“Tenemos un Código Penal nuevo asesino de mujeres, de mejores oportunidades de libertad para los agresores”, es el señalamiento de Virginia Meneses, responsable del eje de acción política social de la Red de Mujeres contra la Violencia, RMCV, quienes iniciaron un proceso de estudio para proponer reformas al mismo.

Según nuestras entrevistadas, el actual Código Penal es el resultado de la complicidad y pacto político. La RMCV, al igual que otros movimientos de mujeres feministas y de derechos humanos, impulsaron propuestas para que fueran consideradas en los dictámenes del Código Penal, pero al final éste fue negociado a puertas cerradas y sin que se tomaran en cuenta las demandas de las organizaciones de la sociedad civil.


Mujer y niñez los más vulnerados
“Así, tenemos un Código Penal asesino de mujeres, comenzando porque nos restringieron el derecho a la vida al penalizar el aborto terapéutico. Lo otro es que a los delitos de violación se les bajaron sus penas. También consideraron más viable para su propiedad penalizar más severamente al ladrón de una vaca, que por el delito de violación o el asesinato.

Tenemos montones de casos de abusos contra la niñez nicaragüense que hasta terminan con la absolución de la pena”, dijo Meneses, quien reiteró que esos son los resultados de un Código Penal que no fue socialmente construido.

El estudio para una propuesta de reforma tiene que ver con la violencia intrafamiliar, que por ningún lado contempla la violencia de los abuelos contra los nietos, cuando muchos niños están bajo la tutela de éstos.

“Por otra parte, está vista meramente en tanto a las lesiones físicas, pero no en las psicológicas, lo cual también es un retroceso pues si la mujer no llega con el morado o sangrando, se va a trámite de mediación a negociar la violencia en tu hogar.

Mientras en el caso del delito de incesto, ahora se permite el perdón del abusador, que en todo caso es una figura de autoridad”.


Lógica es reducir población de reos
Indicó que la lógica de estas normativas que benefician al agresor, es reducir la cantidad de personas en el Sistema Penitenciario. “Sin embargo, se está cultivando una cultura de paz errónea, es atroz y monstruoso que las víctimas estén en detrimento ante la ley. Se necesita un Código más abocado a la realidad de los y las nicaragüenses. Tanto las mujeres como la niñez salimos vulnerados por el poder político”.

Meneses recordó que cuando se dictaminaron las penas, hicieron una movilización masiva protestando ante la Asamblea Nacional para que se incrementaran las penas. Además, la RMCV también interpuso un Recurso por Inconstitucionalidad parcial a este Código para la despenalización del aborto terapéutico. Hasta el momento ninguno de sus esfuerzos han tenido la probación del Poder Judicial, y mucho menos de los legisladores.


En estudio para reformas
“En estos momentos no se puede interponer un Recurso por Inconstitucionalidad, pues estamos a destiempo, pero a nivel territorial y nacional estamos revisando la propuesta a una posible reforma del Código Penal”.

Meneses explicó que primero deben identificar específicamente dónde es que el Código está afectando, por eso están en proceso de consulta y estudio del Código Penal y el Código de Procedimiento, para interponer las reformas correspondientes.

Éste es un proceso lento, ya que primeramente deben consensuar con los miembros de base de las 150 organizaciones que pertenecen a la Red de Mujeres, para luego hacerlo en las directivas, en espera de interponer la propuesta de reforma de un Código Penal que sigue divorciado de la realidad.