•  |
  •  |
  • END / Canal 11

Fue lanzada por segundo año consecutivo la campaña nacional “Yo no como huevos de tortuga”, por parte de la organización Fauna y Flora Internacional (FFI) y el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena).

José Ricardo Arteaga, director interino de FFI, manifestó que la campaña del año pasado fue exitosa por la cantidad de jóvenes que se sumó a la misma y que visitó los sitios donde se comercializaban los huevos de tortuga en el país. También hizo alusión a la participación y al respaldo de empresas, universidades y artistas.

“Durante la campaña se visitaron 16 mercados en todo el país, la incautación de huevos de tortuga fue noticia y la reacción de la sociedad ante la comilona de huevos de tortuga de los diputados en la Iglesia San Felipe de León, a pesar de la veda indefinida, desembocó en protestas cívicas que lograron un compromiso en contra del consumo de los mismos, y este año esperamos continuar avanzando en este cambio de cultura”, expresó Urteaga.

Nicaragua posee dos de las nueve playas en el mundo a las cuales miles de tortugas llegan a desovar cada año, y de cada mil tortuguillos que nacen sólo uno llegará a la edad adulta y podrá reproducirse. Para esto se debe esperar de quince años a más.

“Estamos preocupados porque en cinco meses de trabajo sólo 85 tortugas tora (dermochelys coriacea) han desovado, debemos proteger los nidos y esperar que los tortuguillos que nacen en cada arribada tengan la edad suficiente para regresar a desovar, es por ello que estamos conscientes de que campañas como esta que realizamos por segundo año, deben ser constantes”, dijo Urteaga.

Veda indefinida
Por su parte, el señor Francisco Gadea, director de Patrimonio Natural del Marena, señaló que el Estado nicaragüense tiene una veda indefinida para las cinco especies de tortuga que desovan en el país.

“La veda indefinida y el apoyo interinstitucional, sobre todo en las áreas que pertenecen al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap) es sumamente importante, pero ahora también estamos haciendo esfuerzos para proteger sitios que son playas solitarias donde tenemos conocimiento que llegan a desovar tortugas en esta época”, afirmó Gadea. Durante los meses de septiembre a diciembre las tortugas desovan en el país; estudios científicos han demostrado que un tortuguillo regresa en su edad adulta a desovar al mismo sitio donde nació, con apenas una diferencia de cincuenta metros del lugar en que su madre hizo el nido.