Luis Alemán
  •  |
  •  |

El temor de los nicaragüenses de que los llamados CPC se conviertan en elementos de división y de nuevos enfrentamientos en la sociedad nicaragüense, lo recogió también ayer el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes.

Brenes, también presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, rogó para que los Consejos de Poder Ciudadano, que instaló el presidente Daniel Ortega, no sean instrumentos para tensionar el país.

Aunque reconoció el derecho que tiene el pueblo a organizarse, el arzobispo fijó sus esperanzas en que “los organismos que impulsa el gobierno no nos lleven a los extremos y a divisiones”.

Bien común

Brenes también pidió a los políticos que piensen en el bien común y no en el “bienestar del líder que gobierna nuestro país”. Las declaraciones del Arzobispo de Managua fueron hechas tras finalizar la Asamblea Plenaria del Secretariado Episcopal de Centroamérica, Belice y Panamá.

Gobernar para todos

El presidente de la Conferencia Episcopal exhortó a las instituciones del Estado a buscar “no el bien particular, sino el bien de todos los ciudadanos”, mientras recordaba que los gobernantes tras ser electos, “no van a gobernar por un determinado partido o determinada línea, sino para todo el país”.

“Como pastor exhortaría a que no perdamos la dimensión del diálogo y no nos dejemos conducir por situaciones que nos lleven a confrontaciones”, dijo Brenes, quien graficó que las instituciones deben ser un vehículo cuyas “cuatro llantas vayan paralelas hacia un mismo objetivo”.

Frijoles no partidarios

“Gracias a Dios que ahora se venderá frijol a precios bajos”, exclamó el prelado, quien indicó que con el precio que tenían, en la dieta familiar “era un lujo comer frijoles”. Pidió que esa distribución “no favorezca sólo a las personas que están en línea política partidista”, en una evidente alusión a los CPC.


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus