•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

El precio actual del kilogramo de ganado en pie en Nicaragua podría dar paso a la importación de carne elaborada estadounidense hacia Centroamérica, lo que afectaría de forma negativa a la industria cárnica nacional, afirmó ayer la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne).

“Hemos tenido información de compradores de Centroamérica que ya están solicitando los permisos para poder importar carne de Estados Unidos, particularmente para Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica”, dijo a Acan-Efe el presidente de Canicarne, Juan Sebastián Chamorro.

La primera información que obtuvo Canicarne fue a través de medios periodísticos de Estados Unidos, que en abril anunciaron sobre las oportunidades que daban los precios para exportar hacia Centroamérica carne más barata, aseguró el empresario.

En días recientes esa posibilidad tomó forma a través de los permisos de importación solicitados por algunos comerciantes, dijo Chamorro, de quienes no quiso dar nombres “para evitar conflictos”.

“No es sorprendente que esto ocurra, porque estamos pagando por el ganado (en Nicaragua) precios más altos que en Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina, estamos perdiendo competitividad, nuestra carne se encarece, y eso hace que países que producen más barato, como Estados Unidos, importen al país”, explicó Chamorro.

Estadísticas presentadas recientemente por Canicarne indican que el kilogramo de carne de ganado en pie cuesta 3.25 dólares en Nicaragua, mientras que en Argentina vale 3.20 dólares, en Paraguay 2.92 dólares y en Brasil 2.86 dólares.

Chamorro dijo que la importación de carne estadounidense más barata es totalmente beneficiosa para El Salvador, que no exporta el producto, pero no para la economía de Nicaragua.

De acuerdo con el empresario, si El Salvador empieza a comprar carne de Estados Unidos dejará de consumir carne de Nicaragua, y eso provocará efectos negativos en la cadena de producción nicaragüense, ya que este es uno de los mercados más importantes de la región.

La situación sería peor si la carne estadounidense ingresa al mercado local, dijo Chamorro, porque los productores y mataderos no podrían competir.

Canicarne tiene la esperanza de que el gobierno proteja al sector con algún tipo de aranceles, pero no es algo seguro en tiempos donde el mercado es el que manda y la población necesita comprar carne más barata, reconoció el empresario.

Los exportadores de carne nicaragüenses estiman que, después de Estados Unidos, Venezuela y Puerto Rico, Centroamérica es el mercado de carne más importante para Nicaragua.

La amenaza del ingreso de carne estadounidense se da en el momento en que la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) acusa a Canicarne de bajar los precios en 0.36 y 0.76 dólares por kilogramo, en dependencia del tipo de res.