•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La llegada del subsecretario adjunto del Departamento de Comercio de Estados Unidos, Walter Bastian, está generando fuertes expectativas entre los principales directivos del empresariado nicaragüense, quienes esperan que su visita oficial de dos días se traduzca en mayores niveles de comercio bilateral, un aumento de las inversiones y la extensión de los TPL para la industria textilera de zonas francas.

cafta web

El sector privado del país, de acuerdo con sectores consultados, tendrá la oportunidad de discutir con el alto emisario comercial los alcances que en siete años ha tenido el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe, conocido como Cafta-DR.

El oficial de Información de la Embajada de Estados Unidos en Managua, Tom Hamm, confirmó en un comunicado, que Bastian estará en el país el 30 y 31 de julio, sin brindar mayores detalles de su agenda.
Avil Ramírez, miembro de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, comentó a El Nuevo Diario, que Nicaragua aprovechará la visita de Bastian para atraer mayor inversión en el área de zonas francas, el sector minero y de agronegocios. “Son básicamente las áreas donde hay un enorme potencial que se quiere aprovechar al máximo”, dijo Ramírez.
El alto emisario comercial es el encargado de atender los asuntos económicos entre Estados Unidos y los países del hemisferio occidental.
Comportamiento comercial
De acuerdo con datos del Buró de Análisis Económico, del Departamento de Comercio de Estados Unidos, el bloque de países Cafta-DR está aprovechando más el tratado comercial, ya que ha logrado colocar en Estados Unidos US$12,337.9 millones en bienes, productos y mercaderías, mientras que han importado US$12,116.1 millones. Por tanto, hay un superávit a favor del Cafta-DR de US$221.8 millones, entre enero y mayo del presente año.
Nicaragua, en tanto, es uno de los países de Centroamérica que más provecho le ha sacado a la relación comercial bilateral, ya que exportó US$1,140.3 millones a Estados Unidos, mientras importó US$400 millones en el período antes señalado. Por tanto, el superávit comercial corresponde a US$740.3 millones.
El Cafta-DR se suscribió en 2004 en Washington y entró en vigencia en Nicaragua y Honduras en el primer trimestre del 2006. Entre los beneficios alcanzados está el Régimen Arancelario Preferencial, TPL por sus siglas en inglés, que recibe la industria textil de Nicaragua y que está sujeto a expirar en diciembre de 2014.
Recientemente una delegación del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, viajó a Estados Unidos a cabildear para que se extienda por más tiempo la vigencia de los TPL, pues existe una iniciativa en el Congreso de los Estados Unidos, pendiente de aprobación.
“Entiendo que el subsecretario Bastian ve con simpatía la iniciativa, porque no solo beneficia a empresas de zona franca de Nicaragua, sino a empresas norteamericanas que producen las telas que se utilizan para fabricar las prendas”, explicó Ramírez, directivo de Amcham.
Las empresas de zona franca en Nicaragua generan 105,000 empleos y el año pasado sus exportaciones sumaron US$2,300 millones, según cifras oficiales.