•   Prinzapolka, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde lo alto de una leve pendiente, un grupo de mujeres y niños observan, impresionados, cómo una fuerte corriente del río arrasa los cultivos de los mískitos de Prinzapolka, en la Región Autónoma Atlántico Norte, y con ello las esperanzas de garantizar su seguridad alimentaria, donde además no hay agua limpia para beber, los niños no pueden ir a la escuela y ahora quedan a merced de las epidemias.

Algunos comunitarios a bordo de sus pequeños botes desafían las turbias aguas del Prinzapolka, para tratar de aprovechar las “cabezas” de las plantas de plátano y guineo que fueron tumbadas por las corrientes, mientras otros arreglan techos que fueron afectados por las fuertes rachas de vientos que acompañaron a los aguaceros que arrojó sobre este territorio el paso de la onda tropical número 12.

Ran Penglas, wihta de la comunidad Dos Amigos, una de las 23 de la cuenca media del río, que han sido afectadas, explicó que unas 40 familias no tienen nada que comer, ya que anteriormente habían perdido sus cultivos con las inundaciones que dejó la onda tropical número 2, a finales de junio.

Desamparados

Emed Foster, habitante de la comunidad La Agrícola, lamentó que hayan perdido todos sus cultivos. “Ahora no sabemos qué vamos a hacer, todo se ha perdido, nadie nos ha visitado, todo se ha perdido”, insistió Foster.

Gretel Vargas, responsable del puesto médico en Tuburus, dijo que las inundaciones han ocasionado un brote de enfermedades diarreicas y respiratorias en las comunidades.

“Esto nos ha ocasionado quedar desabastecidos de medicamentos, aunque ya anda una enfermera retirando más medicamentos”, observó la funcionaria, tras explicar que el puesto atiende a todas las comunidades de la cuenca media del Prinzapolka.

 

SOS de líderes

"No ha llegado ningún tipo de ayuda, pedimos alimentos, necesitamos techos, los niños y los ancianos están enfermos", expresa el líder comunitario Ran Penglas, tras agregar que las clases también han sido afectadas.

 

Beben agua de lluvia

Pese a que todo está lleno de agua, los comunitarios esperan la lluvia para poder llenar sus recipientes con agua para tomar, pues el río anegó las letrinas y eso contaminó los pozos de las familias.

 

Mantienen alerta amarilla

La Comisión de Evaluación y Análisis de Daños, estima que en total se encuentran bajo agua 2,376 manzanas de tierra cultivadas con diferentes rubros, de las cuales 1,309 ya se dan como perdidas.
En tanto, el número de familias afectadas corresponde a 1,634, con una población de 10,137 personas entre niños y adultos, mientras el Comité Municipal de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Comupred) en Prinzapolka mantiene a cuatro a familias evacuadas en la iglesia Morava de Alamikangbam.
El alcalde Ekland James Molina dijo que mantienen la alerta amarilla decretada en este municipio, ya que el nivel del río se mantiene afectando a las comunidades.
James Molina agregó que no han recibido ningún tipo de ayuda por parte del Gobierno, tras recordar que ese territorio ya había sido fuertemente afectado por la onda tropical número 2.
“Solo el Minsa con las brigadas médicas ha visitado a las comunidades afectadas, pero de otra parte no hemos recibido ayuda”, refirió el alcalde de Prinzapolka.

 

Inundados y perdidos

585 Mz de maíz inundadas
199 Mz de maíz perdidas
460 Mz de yuca inundadas
238 Mz de yuca perdidas
348 Mz de musáceas inundadas
272 Mz de musáceas perdidas
758 Mz de arroz inundadas
495 Mz de arroz perdidas
3,410 Mz de árboles frutales inundadas
132 Mz de quequisque inundadas
75 Mz de quequisque perdidas
93 Mz de malanga inundadas
30 Mz de malanga perdidas