•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El dolor que embarga a Eva María Benavides tras la muerte violenta de su hija, Massiel Carolina Serrano Benavides, a manos de su pareja, Luis Andy Rivas García, la hizo pedir la pena de muerte para su yerno.

“Yo deseo para este hombre la pena de muerte, porque no deseo volverlo a ver”, dijo entre sollozos Eva Benavides ante la jueza de Violencia, Henriette Casco Batres.

El pedimento hecho por la indignada madre en la audiencia preliminar es imposible de cumplir, porque la legislación nicaragüense prohíbe la pena capital.

Rivas, quien permanecerá en prisión preventiva los próximos nueve días, enfrenta cargos por femicidio, amenaza y violencia contra la mujer.

El abogado defensor, Ricardo Ramírez McNally, no se opuso a la tramitación de la acusación por femicidio, pero sí por lo que hace al ilícito por amenaza y violencia contra la mujer.

La fiscal auxiliar, Matilde Villanueva, respondió que la tipificación hecha por el Ministerio Público es provisional, y que será la jueza Casco quien hará la calificación definitiva de los hechos una vez concluido el juicio.

Delito menor está vivo

La jueza Henriette Casco mantuvo la calificación provisional de los hechos acusados, expresando que sería un acto irresponsable de su parte no tomar en cuenta el capítulo de violencia vivido por la víctima el pasado 28 de abril.

En esa ocasión, la víctima (Massiel Serrano) fue agredida a puñetazos e intimidada con pistola por Luis Rivas García, refiere la acusación fiscal.

Para la jueza Quinto Distrito Penal de Violencia de la capital, los hechos del 28 de abril y el femicidio de la madrugada del 19 de julio son parte de un ciclo activo de violencia que vivió la víctima.