•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio de una alegría indescriptible, centenares de devotos de Santo Domingo de Guzmán participaron este domingo en la cada vez más bulliciosa, tradicional Roza del Camino.

Alegres sones de toros, repicar de campanas, y estallido de cohetes y de morteros, alegraron el ambiente desde muy temprano en Las Sierritas y en el Gancho de Caminos en el Mercado Oriental.

A las ocho de la mañana salió del templo de Las Sierritas la imagen de Santo Domingo de Guzmán, conocida como “El Mocito”, que es una réplica de la que visita la capital entre el 1 y el 10 de agosto.

La imagen de “El Mocito” bajó hasta La Cruz del Paraíso, acompañado de decenas de devotos, de las candidatas a india bonita y a reina de las fiestas patronales, y del Cacique Mayor.

A la misma hora, pero en el Gancho de Caminos, los miembros del Comité de Cargadores Tradicionalistas salieron en romería rumbo al lugar conocido como La Cruz del Paraíso, donde se encont raron con los serranos.

En los primeros años, la tradición de la Roza del Camino --que nació en el siglo XIX-- consistía en la eliminación de la maleza, machete en mano, por los campesinos de la época, que limpiaban el antiguo camino polvoso a las Sierritas, un domingo antes de que Santo Domingo bajara a la capital a su visita anual de 10 días.

Como parte de la tradición, luego de producirse el encuentro entre managuas y serranos, la alcaldesa Daysi Torres recibió la mayordomía de las fiestas, y hubo lidia de toros al estilo Pamplona, a pocos metros de La Cruz del Paraíso.

José Alarcón, Presidente del Comité de Cargadores Tradicionalistas de Santo Domingo de Guzmán, exhortó a los devotos de “Minguito” a participar con devoción durante las fiestas patronales.

“En las fiestas de Santo Domingo no hay por qué embriagarse. En las manos, en vez de llevar una botella de licor, se debe llevar un rosario”, dijo Alarcón, con más de 40 años de cargar la venerada imagen.

El santo rosario fue utilizado por Santo Domingo como un arma poderosa para la conversión de los herejes y de los pecadores de su época, refiere la historia del santo fundador de la orden de los dominicos.

Por su parte, el padre Jorge Muñoz, párroco de la Iglesia de Santo Domingo, en Las Sierritas pidió a los devotos participar en las fiestas con fe y respeto como todo buen cristiano.

Daysi Torres, mayordoma de las fiestas patronales de Managua resaltó que las festividades en honor a Santo Domingo convocan a nicaragüenses llegados de todas partes del territorio nacional.