•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Contra la pared está Tomás Vargas Medrano en los dos juicios relacionados con el robo de propiedades que enfrenta en Managua y Ciudad Sandino.

En la acusación radicada en el Juzgado Local Penal de Ciudad Sandino, Vargas es acusado por usurpación de funciones públicas al hacerse pasar como asistente del Procurador General de la República, Hernán Estrada.

En el juicio que se tramita en el Juzgado Tercero Local Penal de Managua, Vargas, junto con Luis Manuel Guillén y Erick Guillén, enfrentan cargos por daños a la propiedad, estelionato, amenazas y falsificación material.

En este caso, las víctimas son los ancianos María Teresa y Ladislao Rodrigo Sáenz Padilla, ambos hermanos, a quienes les invadieron, destruyeron y desmembraron en varios lotes su finca de 5,000 varas cuadradas ubicada en la comarca San Isidro, jurisdicción de Managua.

En la acusación presentada por el Ministerio Público, a la que se adhirió el acusador particular, Noel Alonso Cano, se señala que Vargas y los otros dos imputados vendieron en US$700 cada uno de los lotes en que desembraron la finca de los ancianos.

Para demostrar la culpabilidad de Vargas y los otros dos acusados en el juicio que se instruye en el juzgado capitalino, la parte acusadora ha propuesto a 16 testigos y abundantes pruebas documentales.

Este proceso judicial contra los presuntos tomatierras continuó el viernes en el Juzgado Tercero Local Penal de Managua.

En el Juzgado Local Penal de Ciudad Sandino, la PGR está ofreciendo como prueba de cargos contra Tomás Vargas, el testimonio de nueve testigos y ocho pruebas documentales.