• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En Nicaragua, solo el 30.5% de los niños y de las niñas recibe lactancia materna, debido, sobre todo, al posicionamiento comercial de la leche en polvo, señalaron representantes del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, organización que lanzó la campaña “Dar la chica es dar lo mejor de vos”.

“La lactancia materna es la intervención más poderosa para salvar vidas de la niñez y de las madres”, expresó el doctor Rafael Amador, especialista en salud de Unicef Nicaragua, y ejemplificó que si el 90% de los bebés fueran amamantados de manera exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, la mortalidad infantil disminuiría en un 13%.

También señaló que el riesgo de morir es 22 veces menor en un niño o en una niña que recibe lactancia materna en la primera media hora de nacido. Otros beneficios de la lactancia materna, según Amador, son que evita la obesidad en la vida adulta y el cáncer de mama en las madres, por lo que lamentó que esta práctica esté tan poco arraigada en la sociedad nicaragüense.

Indicó que de 1998 a 2001 la lactancia materna pasó del 8 al 31.1%, y que de acuerdo con la última Encuesta de Demografía y Salud, Endesa 2006 y 2007, es del 30.5%, lo que calificó de “inaceptable”, pues calculó que el 95% de las madres está en condiciones de amamantar.

El principal obstáculo

Amador afirmó que el principal obstáculo para la lactancia materna es la comercialización de la leche en polvo. “Se debe convertir el pote de leche mal empleado en un bono nutricional que garantice que la mamá que está lactando se nutra adecuadamente para poder dar una lactancia adecuada”, dijo.

Un reto para 2015

El especialista en salud de Unicef Nicaragua, doctor Rafael Amador, señaló que el Ministerio de Salud, Minsa, retomó la iniciativa Unidades Amigas de la Niñez y la Mujer, la cual busca que para 2015 el 80% de los hospitales, centros y puestos de salud sean certificados por promover y proteger la lactancia materna.

El objetivo es que en dichas unidades de salud se creen las condiciones para elevar la tasa de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, así como la lactancia materna extendida con alimentación complementaria hasta los 24 meses de edad.

Por su parte, las doctoras María Auxiliadora Marín y Rosa Olivia Méndez, del Centro de Salud Sexual Reproductiva para Adolescentes, del Hospital “Bertha Calderón”, indicaron que un aspecto fundamental del control prenatal es la consejería sobre la importancia de la lactancia materna y cómo practicarla de forma correcta.